16 marzo 2016

Media guerra

Con este libro, se cierra la magnífica trilogía de "El Mar Quebrado" que se inicio con "Medio Rey" , primer trabajo de Joe Abercrombie dirigido al público juvenil.
Un extraordinario broche para una épica historia que con este, el mejor libro de la saga, sin desmerecer en absoluto los predecesores, nos devuelve al contundente autor que nos cautivó con su saga adulta de "La primera Ley", en toda su crudeza y esplendor, desplegando la artillería pesada de todos y cada uno de los personajes, especialmente en su vertiente menos amable, para enfatizar el mensaje de que la guerra es dura, terrible y desde luego, jamás el medio para conseguir el cambio.
Que la editorial Fantacsy haya facilitado el acceso y distribución de esta trilogía, sólo es comparable al gozo que en su día dío Gigamesh con la publicación de la saga "Canción de hielo y fuego" (o más comúnmente conocida como "Juego de Tronos" del maestro George R.R. Martin.

En esta ocasión viajamos a Trovenlandia, en concreto al cabo de Bail donde conocemos a la princesa Skara, última descendiente viva de una gran estirpe que se verá abocada a abandonar su tierra natal para buscar la ayuda de su prima, la reina dorada Laithlin, y de su hijo, el padre Yarvi, para vengar la muerte y devastación de los suyos provocada por las tropas del Alto Rey.
Aunando sus fuerzas y medios a los que se suma la inestable alianza con los Vasterlandeses súbditos del Gorm Gil Gom, elaboraran una estrategia donde media guerra se afrontará bélicamente y la otra con la palabra.

Joe Abercrombie se desmelena en esta ocasión demostrando, una vez más, su capacidad para sumergirnos en un relato vibrante, bien tejido, con una extraordinaria orquestación de personajes y localizaciones que no dejan de sorprendernos hasta las últimas páginas. Ironía, violencia, ingenio, amor, venganza, guerra, magia, religión, lealtad, amistad... se dan la mano para componer un despliegue de tramas universales sin perder por ello ni el interés, la frescura o la emoción que vamos desgranando página a página. Y todo ello renunciando a cargar excesivamente las tintas con subtramas eternas o conflictos banales.
Una lección de buen hacer que sabe a poco.

Calificación: Sobresaliente cum laudem.
Este autor terminará encumbrándose, merecidamente, como el rey indiscutible de la novela fantástica actual.

Lo mejor: Su riqueza linguística; la profundidad de su mensaje vestida con lenguaje directo y sencillo; sacar el lado oscuro y tenebroso de sus personajes haciéndolos más auténticos si cabe y difíciles de olvidar. Ojo al "Padre Yarvi" y "Espina Bathu" que protagonizaron, en este mismo orden, los libros anteriores; la extraordinaria forma de consolidar los nuevos personajes en el universo ya creado de manera que su devenir no nos resulte indiferente.

Lo peor: Quiero saber más, mucho más, sobre el Mar Quebrado.