27 mayo 2015

Medio Rey

He aquí el último trabajo de Joe Abercrombie editado en España por Fantacsy.
Se trata del primer libro de la trilogía "El mar Quebrado" dirigido, no exclusivamente al público adulto como sus anteriores trabajos, sino ampliándolo al lector juvenil.
Con una extensión breve, impropia para este tipo de historias, y un tiempo de espera prácticamente corto para conocer el desenlace de la saga (el segundo libro se publicará en septiembre de este año y el tercero y último en enero de 2016), Abercombrie construye un relato épico, inteligente  y audaz con lo mejor de lo que nos tiene acostumbrados, eliminando la recreación en las acciones violentas de sus personajes así como suavizando, bastante, vocabulario y sexo a diferencia de su trilogía de "La primera Ley" con la que se dio a conocer al gran público alzándose con un puesto innegable dentro del género fantástico actual.
El protagonista del relato es Yarvi, el hijo menor de un rey, que se ve rechazado tanto social, militar, como familiarmente por una deformación física en su mano izquierda por la que es conocido por todos con el apelativo de "medio hombre".
Cuando su padre y su hermano mayor, heredero al trono, son asesinados, Yarvi será entronizado siendo apartado de la clerecía, a la que iba a consagrar su vida.
Sin embargo, una traición inesperada será la que realmente marque su futuro, que se desvelará incierto, encontrando inesperado apoyo de aquellos que, como él, se han labrado su propio futuro ayudándose más que de la violencia de la inteligencia, la paciencia y la palabra, armas desconocidas por aquellos que viven de someter a sus semejantes.
A lo largo del relato, dividido en cuatro partes, encontramos personajes habituales en el inventario del autor pero con señas únicas donde, de nuevo, la mujer cobra un valor extraordinario desempeñando una función vital en la trama, impregnada de frases lapidarias, astutas y certeras que hacen delicioso el relato, fluido y envolvente hasta su final.

Calificación: Sobresaliente.
Extraordinaria historia para acercarse por primera vez a este autor sino se ha hecho antes, y digno de alabar en su contención y moderación , para los que somos lectores habituales, sin que pierda por ello ni su fuerza, ni la maldad, ni la inquina sello propio del autor.

Lo mejor: La extraordinaria composición de personajes; las inteligentes argumentaciones del personaje de Yarvi; su innegable potencia pese a su brevedad.

Lo peor: Que sabe a poco

13 mayo 2015

El grito de la tierra

Con este título se cierra la maravillosa trilogía de Sarah Lark sobre Nueva Zelanda iniciada con "En el país de la nube blanca".
Un reencuentro con ese estilo literario con reminiscencias de las mejores historias de toda la vida y sin los tabúes de entonces, lo que actualiza el género y lo mejora indudablemente.
Viajamos a los años anteriores a la Primera Guerra Mundial acompañando a las descendientes de las protagonistas del primer libro, siendo testigos de cómo ha evolucionado desde la llegada de aquellas la vida en la colonia inglesa: el comercio, las comunicaciones y la gestión de las haciendas ganaderas así como las explotaciones mineras.
El estallido de la I Guerra Mundial afectará indirectamente la hasta entonces tranquila vida de los que emigraron y cuando llegue de nuevo la paz, todo habrá dado un giro inexorable en sus costumbres y sus vidas.
Para narrarlo, seguimos los caminos de Lilian y Gloria, hijas de las nietas de las protagonistas del primer libro, que con la mejora de las comunicaciones entre las islas y Europa, tendrán acceso a una educación en Inglaterra que les facilitará su futuro.
Pero esta decisión repercutirá de forma distinta en ambas chicas.
Mientras que para Lilian, una joven vivaz e inquieta se convierte en una aventura similar a la de las novelas que gusta de leer, para Gloria, más apocada y arraigada a la tierra que la vio nacer, se convertirá en un castigo del que no dudará en huir para regresar a su hogar, aunque el precio a pagar sea un auténtico descenso a los infiernos.
Gracias a estas dos personalidades tan opuestas, disfrutamos de un amplio abanico de matices que enriquecen la historia a medida que se desarrollan los sucesos, a los que se incorporan todos los personajes de los libros anteriores completando una epopeya que mantiene el interés hasta su última página.

Nota: Sobresaliente
Para los amantes de las grandes sagas familiares.

Lo mejor: El personaje de Gloria; la increíble magia que rezuma de sus páginas cuando se habla de los maoríes; la recuperación del personaje de Gwyneira.

Lo peor: Esa desconexión que se produce entre algunas partes de la historia que rompen abruptamente el ritmo de la narración.

29 abril 2015

Deriva

Tercera novela del siempre sorprendente y acertado Emilio Casado tras su espectacular "Nina".
El autor que se dio a conocer con "Crónica insignificante" regresa con toda su fuerza para ofrecernos una historia que nos toca de cerca: la actual crisis económica y sus consecuencias. Incluso va más allá. Se atreve a plantearnos qué sucedería si plantásemos cara a esta situación, si dijésemos "Basta" y para ello huyéramos de las argumentaciones que se pierden en la inacción de nuestros dirigentes, de las protestas que etiquetan a los indignados de inconformistas rebeldes pero inocuos, blandiendo como bandera la única que desgraciadamente se convierte en portada de las noticias: la violencia.

Un amplio mosaico de personajes se despliegan para dar forma a esta historia donde con independencia de su estrato social, todos y cada uno de ellos tienen en común el haber llegado a un punto muerto en sus vidas, se encuentran a la deriva, como bien señala su título y necesitan dar un giro para volver a un situación en la que se sientan dueños de sus destinos, donde sus desvelos tengan una recompensa y todo cobre el sentido perdido:
Un matrimonio con un bebe de pocos meses sin recursos económicos y a las puertas del desahucio; Un matrimonio acomodado con sus negocios en horas bajas que se verá tentado a incrementar sus ingresos de forma poco ortodoxa; Un empleado con un hijo problemático,que se presta a ayudar a su jefe en sus turbios negocios para ganar un dinero extra; Una enfermera vocacional que se ve abocada al paro por los recortes sanitarios; Una periodista que deberá decidir entre la ética personal y la que le marca su editorial; Un enfermo terminal de cáncer en sus últimos momentos por falta de un diagnóstico precoz; Un escritor alcohólico en horas bajas; Un policia antidisturbios que necesita justificarse una vez tras otras porqué es de los buenos; Un programador informático que habita en un mundo propio porque se siente rechazado por la sociedad; El hijo de un reputado abogado incapaz de estar a la altura de lo que sus padres esperan de él; Una empleada de banca ante el dilema de abortar o continuar con un embarazo y un matrimonio para los que no se siente preparada y, por encima de todos y cada uno de ellos, los políticos que rigen el país, que establecen las reglas del juego del que sus vidas forma parte y al que alguien está dispuesto a poner fin.

Un extraordinario ejercicio de reflexión, audaz e implacable que nos mantiene en vilo hasta sus últimas páginas donde nos noquea con un final al que quizá no querríamos haber llegado y que se inocula en nuestra mente abriendo un interesante debate de lo que somos cada uno de nosotros y de nuestra función en esta sociedad perdida.

Calificación: Notable.
Altamente recomendado para mentes inquietas que gustan de ver las cosas desde todos los prismas posibles.

Lo mejor: El extraordinario manejo de todas y cada una de las historias así como de sus protagonistas; el maquillaje de elementos de la vida real para hacerlos ficticios pero fácilmente reconocibles; su ritmo.

Lo peor: Que la cruzada salvadora que emprende el personaje que detona el caos en la historia, y su forma de llevarla a cabo, termina siendo bastante cuestionable.

07 abril 2015

Mujer en punto cero

Hay libros que llegan a nuestras vidas de forma fortuita, atesorados por otras personas que los han disfrutado con anterioridad. Ese es el caso de "Mujer en punto cero", de la egipcia Nawal al-Sa'dawi,que recibí como regalo, casualmente el significado del nombre de la autora en nuestro idioma.

La historia es un relato corto de  extraordinaria intensidad, que pese a haberse escrito en 1973, conserva desgraciadamente aún hoy toda su vigencia y el espíritu de denuncia con que fue concebido por su autora. Nos habla de una mujer, Firdaus, a unas horas de ser ejecutada por el asesinato de su proxeneta y habiendo renunciado a solicitar su indulto.
Rememoramos con ella su vida, desde su infancia en la aldea donde creció ya estigmatizada según las costumbres religiosas, su juventud truncada por el destino, hasta llegar a las circunstancias que la llevaron a prostituirse para sentirse dueña de si misma en un mundo, dominado por hombres.
Durante el recorrido, con una prosa mas propia de una fabulación o leyenda, es imposible no sentir la impotencia ante la injusticia, el maltrato y el sometimiento que sufren las mujeres que, como la protagonista, cometen el error de soñar con ser libres, cuando el precio a pagar es el de la propia vida.

Calificación: Sobresaliente
Un acercamiento en primera persona a una realidad a la que damos la espalda por sentirla ajena

Lo mejor: Su estructura; las reflexiones que sobre sí misma tiene Firdaus; la tenebrosa conclusión final de la protagonista

Lo peor: Que pese a los años transcurridos, hay muchas Firdaus 

31 marzo 2015

Ofrenda a la tormenta

Hoy os traigo el libro que cierra la trilogía del Baztán que inició Dolores Redondo con "El guardián invisible", abriendo para todos nosotros un nombre nuevo en el resurgir de la novela negra en español.
Como aquél primer libro, este afronta con nuevos bríos, más dinamismo y fuerza, el desenlace de los asesinatos que han tenido en jaque a la inspectora Amaia Salazar y a su equipo de investigación.
Por fortuna, abandona la reiteración innecesaria de la que adolecía el segundo libro, "Legado en los huesos", quizá el más flojo de los tres.
Además, al tratarse de la parte final de la historia, se centra más en la trama policial, lo que es de agradecer y que tanto se echa de menos en los anteriores, sin abandonar las tramas familiares aunque dejándolas en un segundo plano, como complemento, lo que hace que la narración fluya  manteniendo el interés desde el principio hasta el final.
No obstante, existen, como en sus predecesoras, errores de bulto e inverosimilitudes que perjudican un poco la credibilidad de las situaciones y algunos hechos si bien sin perjudicar al conjunto.
Entre ellos, destacaría por ejemplo el conflicto conyugal que se plantea entre Salazar y James, su marido, cuando este último se ve obligado a regresar a E.E.U.U. para la operación de su padre para lo que la inspectora debe solicitar un permiso que realmente nunca llega a hacer, que es motivo de discusión de la pareja y que la autora elimina poniéndola de  vacaciones, asignándole en ese mismo período la asistencia a un curso en Quántico y sin embargo, si bien es cierto que algunos sucesos pueden motivar la suspensión de sus vacaciones, no se menciona en ningún momento y permanece en activo y en la investigación hasta el final.
Por otro parte, está su amigo de nueva Orleans, Dupreé, ese misterioso agente del FBI que sólo la llama en la noche,  cuando ella lo necesita, para orientarla. Hasta ahí bien.
Pero a diferencia de los otros libros, se da una situación que impide que haya una conversación fluída en la que la inspectora pueda informarle puntualmente de todos los avances de la investigación y, sin embargo, recibirá respuestas. ¿Quién le ha facilitado los datos a Dupreé? ¿Es vidente?
Aunque si tenemos en cuenta el modo en que se resuelve el libro, creo que habrá más historias protagonizadas por ambos donde se nos desvelarán estas incógnitas.
Hacia la mitad del relato, tenemos fundadas sospechas del culpable, aunque hay que reconocer que el climax final de la historia, donde se confirma nuestra sospecha así como el grado de implicación del culpable, el escenario en que ocurre, es de lo mejorcito.
De este modo, Redondo concluye de forma satisfactoria una historia con momentos brillantes pese a sus errores, ofreciéndonos la posibilidad de poder encontrárnosla de nuevo en nuestro camino.

Calificación: notable.
Imprescindible la lectura previa de los libros anteriores aunque, nadie se asuste, no resulta pesada en absoluto.

Lo mejor: Por fin la trama policial cobra la entidad que se echaba de menos en los anteriores libros; la capacidad de plasmar los interconflictos de los personajes que tienen una construcción psicológica muy buena; la relación Markina-Salazar: digna de estudio; el giro inesperado que toma la historia a raíz de un asesinato que nunca habríamos imaginado; la coralidad del libro donde por fin conocemos mucho mejor a otros personajes; su brutal inicio; su climax final.

Lo peor: Algunas inverosimilitudes; que se ha descuidado mucho la trama familiar, especialmente la relación madre-hijo de la protagonista teniendo en cuenta los antecedentes

24 marzo 2015

Las huellas imborrables

He aquí el quinto libro de una autora que se dio a conocer con una gran historia, "La princesa de hielo", y que desde entonces, no ha dejado de ampliar el imaginario de crímenes iniciado con ella descubriéndonos, con cada nueva entrega, las infinitas mezquindades, horrores y secretos que puede llegar a albergar el alma humana.
Camilla Läckberg se ha convertido gracias a ello en la escritora de novela negra por excelencia, de la narrativa actual.
Si bien los personajes conductores del relato se han mantenido desde el primer libro, evolucionando de forma desigual y no a gusto de todos los seguidores, al menos en mi caso, las tramas de los casos abordados han mejorado sustancialmente, explotando sin piedad el lado oscuro de la psique humana, profundizando en cuestiones de innegable actualidad y apostando  por la deducción lógica e inteligente, apoyada por la ciencia justa y necesaria pero sin trucos, de la que adolecen los procedimentales criminalísticos televisivos.
El humor, en ocasiones negro, sigue presente y se agradece pues su autora lo dosifica eficázmente para paliar la crudeza de algunos pasajes que moralmente, podían tacharse de intolerables.
Una vez más el pueblo de la autora vuelve a ser escenario de un crimen con ecos en el pasado, dejando patente, aún más si cabe, el dicho de que al final la verdad siempre sale a relucir.
Erica retoma su trabajo tras su maternidad y en esta ocasión Patrick asumirá, o intentará hacerlo al menos, su baja paternal en medio de una investigación que, de forma inesperada, guarda relación con la juventud de la madre de Erica.
Una nueva incorporación en la comisaría, de nuevo femenina, será otra de las historias paralelas que completan un relato más coral de lo habitual, con espacio para la denuncia social, para la memoria histórica y para saber porqué la naturaleza humana, tiende a repetir, generación tras generación, los mismos errores en su busca errática por la justicia.

Calificación: Sobresaliente. Una historia tejida a conciencia para atraparnos desde el principio hasta el final.

Lo mejor: La extraordinaria configuración de personajes y la, ya reconocida, habilidad de la autora para los saltos temporales cada vez más complejos y mejor construidos; la necesaria humanización y acercamiento al personaje de Mellberg; la posibilidad de ver las dos caras de una misma moneda sin poder evitar la angustia idéntica que ambas esconden haciéndonos difícil decidir cuál de ellas es la buena y cuál la mala porque ambas se complementan y no existen una sin la otra.

Lo peor: Que el personaje de Erica, a fuerza a vivir su nueva realidad, resulta a veces demasiado ireal; que el tandem Erica-Patrick ha perdido su frescura si bien la inclusión de nuevos personajes y situaciones, o el nuevo protagonismo de otros, compensan el desequilibrio.

12 marzo 2015

La canción de los maoríes

Continuación de la saga de Nueva Zelanda iniciada con "En el país de la nube blanca", regresamos de nuevo a la floreciente colonia de la isla Sur algunos años después, en concreto al último tercio del siglo XIX para acompañar a las nietas de las protagonistas del primer libro.
Ambas criadas, a diferencia de sus abuelas, en la isla dentro de una posición acomodada, darán a su vida un giro de 180º como consecuencia de las decisiones personales que cada una de ellas tomará para afrontar su futuro.
Si bien al principio uno se queda con el mal sabor de que los personajes protagonistas del primer libro aquí ocupan un discreto segundo plano, pronto nos dejamos guiar por las experiencias vitales de Elaine, hija del matrimonio entre el hijo de Helen y la hija de Gwineyra y su prima, Kura, fruto de la relación del hijo de Gwineyra y una joven maorí, tan opuestas la una a la otra tanto en sus caracteres como en su visión de las cosas.
Así mismo, se introduce una interesante aproximación a la vida en las explotaciones mineras de la época, así como a los inicios de la figura del comercial de ventas actual, en este caso introduciendo entre los nativos y colonos un invento revolucionario para la industria textil: la máquina de coser.
Por otra parte, cobra entidad la búsqueda de la mujer por un reconocimiento más allá de las virtudes domésticas. También se trata, de nuevo, el tema de la homosexualidad y el condicionamiento social que conlleva y se introduce más abiertamente la violencia de género en el matrimonio.
Otro aspecto a destacar es el acercamiento a las personas con discapacidad, su lucha y afán de superación, y su constante choque contra la incomprensión social.
Mejor elaborada que su predecesora, más dinámica y con una final que nos avanza algo de lo que podemos esperar en el desenlace de la saga.
Una historia de las de antes, desde las perspectiva actual.

Calificación: Notable.
Para quien busca perderse en una historia con sabor costumbrista.

Lo mejor: La extraordinaria construcción del personaje de Elaine y el tratamiento de sus traumas; la eterna lucha entre patrones y trabajadores aún hoy vigente; Lo estimulantes que resultan todos y cada uno de los personajes femeninos; El enigmático personaje de Emere; la historia de William.

Lo peor: Que como ya sucediera con el libro anterior, busca dejar cerrados todos los conflictos de forma un tanto almibarada.