25 mayo 2016

La víspera de casi todo

Adquirí este libro,que me llamó poderosamente la atención por su portada y sugerente título, tras la recomendación de una amiga del club de lectura, Elena, a la que he de agradecer haberme descubierto a este autor, muy laureado en todos y cada uno de sus anteriores trabajos, del que no conocía nada y que, sencillamente, me ha conquistado.
Como me sucediera con Lorenzo Silva, he conectado con la forma magistral de expresarse de Víctor del Árbol, con su sensibilidad carente de sensibilerías, con  su realismo sin artificio, con su forma de estructurar una historia con múltiples protagonistas en distintos momentos temporales sin perderse en adornos innecesarios.
Resulta un narrador extraordinario, cercano, muy interesante,  que  me ha despertado las ganas de leer todos sus trabajos anteriores para valorar su evolución para así conocerlo mejor.

"La víspera de casi todo", premio Nadal 2016, narra en una sucesión de cruces entre pasado y presente la historia de varios personajes que un día, atisbaron el futuro, casi lo acariciaron, pero que naufragan en las aguas del destino ahogados por la culpa, el dolor y las malas decisiones que convirtieron en cenizas sus sueños.
Por una parte Germinal Ibarra, un policia en horas bajas que, huyendo de las consecuencias de su última investigación, pide el traslado a una comisaría de La Coruña en busca del anonimato y motivaciones para vencer su obsesión por suicidarse.
De otra una forastera, Paula, que llega a un recóndito pueblo de la Costa de la Muerte en su constante huida hacia adelante de una vida que no desea, para terminar hospedándose en casa de Dolores, una mujer bohemia y torturada por la desaparición de su hija, quien sólo se relaciona con Mauricio, un viejo argentino que llegó al pueblo para hacerse cargo de su nieto adolescente, Daniel, tras la muerte de los padres y hermano de este.
Ninguno de ellos puede imaginarse cúan unidos están su destinos ni mucho menos de las consecuencias que por ello van a vivir.

Una narración directa, cautivadora, melancólica y sin embargo sugerente, envolvente que se desgrana en continuos flashbaks muy bien llevados.
Unos personajes muy bien definidos, reales  y con una carga psicológica abrumadora.
Una auténtica reflexión sobre la vida, las decisiones, la conducta, el amor, el deseo y la insatisfacción humana que no deja indiferente.

Calificación: Sobresaliente cum laude.
Victor del Árbol construye una historia equilibrada, madura e inolvidable.

Lo mejor: Su localización en esas tierras gallegas con ese mar de fondo que se convierte en un personaje más de la historia; Sus personajes, todos sin excepción, con sus virtudes y numerosos defectos; la carga emocional que transmite y traspasa el papel; su coherencia.

Lo peor: Que no es una historia apropiada si uno se encuentra en horas bajas.

26 abril 2016

Sarna con gusto

Ansia viva. Tenéis que perdonarme pero me moría de ganas de usar esta expresión más común en el mundo potinguil, (las que disfrutáis comprando maquillaje y similares, la habréis escuchado hasta la saciedad).
Pero son las dos mejores palabras que definen las ganas que tenía de leer lo nuevo de César Pérez Gellida: "Sarna con gusto".
Tras su memorable  trilogía Versos, canciones y trocitos de carne y su no menos acertada incursión en la ciencia ficción con Khimera, el autor recupera a su atípico inspector Ramiro Sancho para iniciar una nueva trilogía "Refranes, canciones y rastros de sangre", donde nos reencontraremos además con otros personajes de su famosa trilogía y descubriremos el cordón umbilical que conecta con el origen de Khimera.
Si bien me ha gustado bastante me ha resultado, con diferencia, el más flojo de sus relatos pese a ser el más accesible, (no hay terminos especializados o técnicos como sucediera en algunos de sus libros anteriores).
Con un prólogo bastante bueno, este sí, el mejor de todos los libros de César, (el de Lorenzo Silva incluído), la narración no llega a aunar sin fisuras o, mejor dicho, sin distanciamiento, las dos tramas paralelas que componen la historia.

Al regreso de Ramiro Sancho a Valladolid tras su obligada ausencia después del cierre abrupto del caso de Augusto Ledesma y sus públicas consecuencias, retoma la dirección de su equipo de investigación con una segunda de abordo, Sara Robles, que ha sido su relevo  y a la que aceptará, no sin reticencias, para asumir la búsqueda de Margarita, una joven desaparecida  hija de un político y nieta de un conocido empresario español. 
Todos los indicios apuntan a un secuestro que dadas las circunstancias de la víctima, someterán a una presión mayor de lo habitual la investigación.
Si ya de por sí este retorno laboral de Ramiro es complicado, todo lo hará aún más cuando descubra que ha sido destinatario de una información altamente sensible que involucra a gente muy importante de la sociedad mundial tanto gubernamental, empresarial como financiera, vinculada a una organización de tráfico de personas: La Congregación de Hombres Puros, y cuyo remitente ha desaparecido en extrañas circunstancias.

Unos ingredientes explosivos, bien narrados  y vistos desde distintas perspectivas que, sin embargo, quizá por intentar abarcar  mucho material en un espacio muy contenido, no terminan de ensamblar un conjunto sólido, especialmente la trama que conecta con la historia de "Khimera" y que sospecho será el hilo conductor de los siguientes relatos.
Funcionan bien por separado. Extraordinaria la trama del secuestro, tan cruda y descarnada como es habitual en el estilo de Gellida pero que unidas, quitan aire la una a la otra restando la intensidad incluso el interés que la sordidez de la historia en general requiere.

Calificación: Notable.
Especialmente indicada para todos los seguidores de Gellida, que somos muchos pero no el libro que recomendaría para conocerle.

Lo mejor: la trama del secuestro especialmente lo odiosos que pueden resultar los secuestradores, en concreto Servando Garay que es realista hasta la náusea; Conocer los orígenes de lo que desencadenará "Khimera"; el enfrentamiento/admiración entre Ramiro y su homónimo de la unidad de Secuestros.

Lo peor: que la por otra parte lógica falta de implicación de Ramiro en la trama de la Congregación dejando el peso en uno de los personajes menos fuertes de la trilogía anterior como es Ólafur, nos provoca un distanciamiento hacia esa parte de la historia hasta la aparición de la infalible Erika Lopategui; esa mala costumbre que está cogiendo César de hacer con Ramiro como los guionistas con James Bond de "emparejarle" con toda falda  policial nueva que aparece.

08 abril 2016

El hombre que amó a Eve Paradise

Os traigo en esta ocasión el último trabajo de un autor, desconocido para mí, y que gracias al Club de Lectura "Con un libro entre las manos", he tenido la oportunidad de descubrir: Edmundo Díaz Conde ganador con esta novela. "El hombre que amó a Eve Paradise", el premio Ateneo de Sevilla.

Un fascinante relato, algo irregular en su ritmo quizá por una confusa estructuración de las tramas, con una riqueza lingüística extraordinaria y que se prodiga, lamentablemente, poco habitualmente.
Inusualmente ambientada fuera de España en una época y escenarios alejados, al menos literariamente, de los habituales, conocemos desde otra perspectiva el Chicago de la Ley Seca y las mafias, el ambiente cinematográfico del final del cine mudo que dio paso al sonoro que ahora conocemos y todo de la mano de personajes que, con raíces españolas, se han integrado con mayor o menor fortuna, en el sueño americano de la época.
Es inevitable evocar imágenes de la grandiosa serie de HBO "Boardwalk Empire" a medida que nos adentramos en la trama. Tal es la riqueza de detalles y ajustada adaptación temporal y verbal del autor.

La historia gira en torno a la gran estrella del cine mudo Eve Paradise, Eva en su España natal, hija de una frustrada actriz americana de segunda, Evelyn, madre de un hijo de un matrimonio anterior, Richard, casada en Sevilla con un hombre bastante mayor que ella para poder sobrevivir y quien reconocerá a este vástago como hijo propio bajo el nombre de Ricardo Villasandino.
Tras la muerte accidental del padre, la familia se verá abocada a regresar a los E.E.U.U., concretamente a Chicago, para rehacer su vida, dejando Eve en Sevilla al único amigo que ha tenido en su vida, Amós, así como la memoria de unos años que ha perdido sin que exista causa aparente. A través de los contactos que conserva su madre y de formas poco ortodoxas, se hará un nombre en el mundo del cine mudo convirtiéndose en una rutilante estrella hasta que, primero la amenazadora irrupción del cine sonoro para el que no está capacitada por un problema de dicción que tiene desde niña y el salto a la luz pública de sus escandalosas relaciones con hombre jóvenes que después aparecen asesinados por un criminal que hace llamarse "El segador de Chicago" y que está obsesionado con ella, desbarataran todo su mundo. Una madre castradora y un hermano que ha hecho carrera como segundo de Capone, no serán armas suficientes para enfrentarse a la sagacidad del detective O'tooley. Ni siquiera el amor que encontrará en Donovan Curtis, un prestidigitador recién llegado a la ciudad en busca de éxito.

Calificación: Notable.
Un delicioso cóctel para disfrutar despacio hasta llegar a su, aunque en cierto modo previsible, bien llevado final.
Lo mejor: La extraordinaria riqueza lingüística de toda la historia; La naturalidad con que desgrana la vida sexual de Eve sin caer en una innecesaria vulgaridad ni provocar rechazo; el personaje de Amós; Las sesiones judiciales tan atópicas en nuestra literatura y tan típicas de las películas americanas retratadas al detalle; Su fidelidad a la época.
Lo peor: Cierta falta de ritmo en algunas partes. La estructura de la narración resulta en ocasiones algo confusa aunque sin que lleguemos a perder la orientación de la trama; cierta estereotipación del personaje de Evelyn. 

16 marzo 2016

Media guerra

Con este libro, se cierra la magnífica trilogía de "El Mar Quebrado" que se inicio con "Medio Rey" , primer trabajo de Joe Abercrombie dirigido al público juvenil.
Un extraordinario broche para una épica historia que con este, el mejor libro de la saga, sin desmerecer en absoluto los predecesores, nos devuelve al contundente autor que nos cautivó con su saga adulta de "La primera Ley", en toda su crudeza y esplendor, desplegando la artillería pesada de todos y cada uno de los personajes, especialmente en su vertiente menos amable, para enfatizar el mensaje de que la guerra es dura, terrible y desde luego, jamás el medio para conseguir el cambio.
Que la editorial Fantacsy haya facilitado el acceso y distribución de esta trilogía, sólo es comparable al gozo que en su día dío Gigamesh con la publicación de la saga "Canción de hielo y fuego" (o más comúnmente conocida como "Juego de Tronos" del maestro George R.R. Martin.

En esta ocasión viajamos a Trovenlandia, en concreto al cabo de Bail donde conocemos a la princesa Skara, última descendiente viva de una gran estirpe que se verá abocada a abandonar su tierra natal para buscar la ayuda de su prima, la reina dorada Laithlin, y de su hijo, el padre Yarvi, para vengar la muerte y devastación de los suyos provocada por las tropas del Alto Rey.
Aunando sus fuerzas y medios a los que se suma la inestable alianza con los Vasterlandeses súbditos del Gorm Gil Gom, elaboraran una estrategia donde media guerra se afrontará bélicamente y la otra con la palabra.

Joe Abercrombie se desmelena en esta ocasión demostrando, una vez más, su capacidad para sumergirnos en un relato vibrante, bien tejido, con una extraordinaria orquestación de personajes y localizaciones que no dejan de sorprendernos hasta las últimas páginas. Ironía, violencia, ingenio, amor, venganza, guerra, magia, religión, lealtad, amistad... se dan la mano para componer un despliegue de tramas universales sin perder por ello ni el interés, la frescura o la emoción que vamos desgranando página a página. Y todo ello renunciando a cargar excesivamente las tintas con subtramas eternas o conflictos banales.
Una lección de buen hacer que sabe a poco.

Calificación: Sobresaliente cum laudem.
Este autor terminará encumbrándose, merecidamente, como el rey indiscutible de la novela fantástica actual.

Lo mejor: Su riqueza linguística; la profundidad de su mensaje vestida con lenguaje directo y sencillo; sacar el lado oscuro y tenebroso de sus personajes haciéndolos más auténticos si cabe y difíciles de olvidar. Ojo al "Padre Yarvi" y "Espina Bathu" que protagonizaron, en este mismo orden, los libros anteriores; la extraordinaria forma de consolidar los nuevos personajes en el universo ya creado de manera que su devenir no nos resulte indiferente.

Lo peor: Quiero saber más, mucho más, sobre el Mar Quebrado.

23 febrero 2016

Elantris

Por fortuna, me gusta conocer nuevos autores y más cuando su obra versa sobre uno de mis géneros literarios favoritos: La narrativa fantástica.
Gracias a ello, he tenido la oportunidad de leer a Brandon Sanderson y una de sus más celebradas obras: "Elantris".

Sumergirse en esta historia es perderse en un universo atemporal, bien puede ser la edad media pero con una visión renovada e influenciada de los avances de nuestra sociedad  actual, donde encontramos, como es habitual en el género, una visión  de los conflictos reales y universales vestidos de elementos fantásticos que nos acercan a la comprensión lógica y racionalizada que a veces se pierden entre tecnicismos innecesarios en nuestro día a día.

La historia, dividida en tres partes bien diferenciadas pero sin saltos temporales, nos muestra la caida, resurgimiento y renovación de la ciudad más bella del país de Arelon, Elantris, y que da título al libro.
Esta ciudad conoció un día una grandeza tan extraordinaria, habitada por seres tan excepcionalmente extraños como fascinantes, que era considerada la ciudad de los dioses. A su sombra, se extendieron varias pequeñas ciudades influenciadas por su cultura, Kae y Teod, que además comparten la misma rama religiosa que se deriva del culto original de la región de Arelon. De hecho, su proximidad propicia que algunos de sus habitantes sean tocados por la Shaod, lo que los transforma en elantrinos para el resto de sus vidas con el privilegio de vivir en la ciudad y aprender y compartir sus conocimientos.
Sin embargo, una inexplicable maldición hizo sucumbir tanto la ciudad como a sus habitantes, condenándolos a una existencia oscura, llena de dolor, donde se han convertido en muertos en vida que, tras una cruenta guerra civil,los mantiene aislados en la que otrora fuera la maravilla del reino, ocultos al resto, innombrables, repudiados, olvidados.
Cuando Raoden, heredero al trono de Kae se ve afectado por la transformación de Elantris en su versión maldita, su padre ocultará la misma desterrándole a la ciudad maldita y proclamando su muerte de cara a sus súbditos. Esto hará que automáticamente su prometida, Sarene,  cuya boda es en realidad un acuerdo político, se convierta en viuda sin siquiera haber conocido a su marido cuando se encuentra de viajando para contraer el matrimonio.
Pronto comenzará a sospechar que hay algo extraño tras la inesperada muerte de Raoden y se rodeará de los antiguos compañeros de su difunto esposo para hayar las respuestas.
Todo se complicará con la llegada de Hrathen, el enviado personal de la  fuerza religiosa derethi, practicada en la región de Fjordell y opuesta a la practicada en las ciudades próximas a Elantris.
Le precede la fama de su sangrienta conversión realizada en el reino de Duladel y, la debilitada política actual  de Kae, hace temer una guerra como la que siguió a la maldición de Elantris.

Calificación: Sobresaliente.
Para los amantes de las epopeyas fantásticas.

Lo mejor: Su extraordinario ritmo; La solidez de todos y cada unos de sus personajes; la abundante teología que subyace en todo el texto; su extraordinaria crítica política.

Lo peor: Que su autor, tras los años transcurridos desde su publicación, se plantee hacer una innecesaria segunda parte.

19 enero 2016

La chica del tren

He comenzado el año leyendo uno de los, no sin razón, mayores éxitos de ventas del 2015: "La chica del tren", un magnífico thriller que mantiene la tensión a lo largo de sus 496 páginas más allá de por el misterio en sí que envuelve desvelar el autor de un asesinato, construyendo los acontecimientos que suceden antes, durante y después del mismo, a través de la conducta de los personajes involucrados en ellos, en este caso tres mujeres. Tres potentes voces femeninas que, pese a sus evidentes diferencias, son más parecidas entre sí de lo que jamás pudieron imaginar.

Por un lado Rachel, una mujer divorciada  que afronta todos los días la farsa de acudir en tren a su trabajo para poder seguir mirando desde las ventanillas del vagón las vidas de aquellos que ahora son vecinos de calle de la casa en que ella vivía.
A sus ojos. sus perfectas vidas se suceden día a día mostrándole lo que ella no tiene.
De otro Anna, una recién casada que ha sido madre recientemente consiguiendo así una vida perfecta que ha enterrado lo que antes era sólo trabajo y aventura.
Por último Megan, una preciosa mujer dispuesta a reconducir su vida junto a su marido tras superar una gran crisis matrimonial.
La vida de todas ellas cambiará el día que Rachel vea desde su asiento en el tren una conducta fuera de lo normal en esas casas que observa, que la llevará a buscar unas respuestas a unas preguntas que jamás debió plantearse.

Con estos ingredientes, Paula Hawkins construye un relato cercano y en ocasiones opresivo donde cobra un extraordinario protagonismo, como crítica subyacente, la percepción de la vida ajena como una perfección inalcanzable para contraponerla a continuación en su más cruda y traumática realidad.
Un auténtico grito contra las apariencias, un descenso a ese sótano oscuro que habita dentro de nuestra mente distorsionando la realidad, un manual para corregir el autoengaño, para sobrevivir a la desconfianza, para identificar los miedos.
Y que mejor manera de poner en funcionamiento toda esta maquinaria que personificándola en la complejidad de la mujer, desde sus errores hasta la expiación de los mismos, salvando los obstáculos con una capacidad de adaptación innata a las circunstancias para, finalmente, mostrarla como víctima de la sociedad y del infranqueable muro culpabilidad que termina condenándola por no saber perdonarse así misma.

Calificación: Sobresaliente.
Para los amantes de la intriga psicológica.

Lo mejor: Rachel  pese al rechazo inicial que pueda provocarnos; la forma que tiene de ir desvelando la verdad en tramas individuales que confluyen en un final conjunto en el que todas encajan a la perfección.

Lo peor: Que alguien reniegue de su lectura por el extraordinario favor que le ha dado la crítica.  

09 enero 2016

Cicatríz

Esta ha sido la lectura con la que cerré 2015. Tardé en acercarme a ella. Suele sucederme cuando hay una ingente cantidad de personas que recomiendan un libro con una contundente campaña publicitaria detrás. A menudo, las expectativas que me formo son tan grandes, que termino desilusionándome. Pero cuando vi el entusiasmo con el que César Pérez Gellida se refería a Juan Gómez-Jurado me decidí a darle una oportunidad.
Es el primer libro que leo del autor y la experiencia no me ha defraudado si bien, en mi modesta opinión, no se trata del mejor thriller que he leído ni mucho menos del libro del año. Eso sí, lo he disfrutado mucho, me he reído con muchos de sus pasajes y me hubiera gustado mucho que el autor hubiese profundizado mucho más en otros.

Cicatríz es la historia de un error, o mejor dicho, cuatro, y sus consecuencias. El relato de un tipo con fobia social llamado Simon, homenajeando a aquel famoso tema de Radio Futura, y que como aquel se siente tonto y lo toman por tal aunque realmente no lo sea en absoluto.
Un hombre grandullón y desgarbado sin mucha suerte en el amor, marcado por una cruel experiencia juvenil que tiene como pilares de su existencia un hermano mayor con deficiencia mental y un único amigo, Tom, que es todo lo contrario a él. En compensación, tiene una mente privilegiada que le ha convertido en un genio informático. Gracias a ello, ha desarollado un programa , LISA, cuya venta a una empresa líder del sector tecnológico, puede cambiarle sustancialmente la vida.
Lo que jamás podría sospechar es que lo que realmente lo haga sea Irina, una preciosa mujer ucraniana que ha conocido por internet y de la que se enamora irremediablemente a pesar de la cicatríz que surca su mejilla bajo el ojo izquierdo. 
Preferir ignorar ahondar en el origen de esa cicatríz, se convertirá en el primero de los mayores errores de su vida.

Bien estructurada y dosificada, arranca la narración de una forma ligera, casi cómica, donde se nos presenta a un protagonista con el que se empatiza muy fácilmente acelerando con contención a medida que se van introduciendo los elementos de la historia hasta que un suceso inesperado, lo transforma todo en un relato más oscuro, con subtramas temporales que le dotan de mayor fortaleza y donde se encuentra sin duda, lo mejor de la historia.
El lector conoce el origen de esa cicatríz de Irina, tan dolorosa como determinante en su conducta, donde se nos muestra una realidad desconocida de muchas mujeres del Este , bien documentada pero sin abrumar con datos innecesarios, lo que aligera el relato aunque le resta credibilidad.
Es su trepidante final donde confluirán todas ellas despejando las incógnitas entre los personajes y revelándonos un aspecto muy importante de la vida de Simon del que el autor nos ha ido dando pistas que alimentasen nuestra curiosidad para saciarla con un determinante final.

Calificación: Notable.
Una buena historia, bien contada, que es más eficaz cuando profundiza en los aspectos dramáticos que cuando se instala en la comodidad de la acción cinematográfica y en el humor negro trillado.

Lo mejor: Irina y toda su historia hasta llegar a Chicago especialmente el tiempo que pasa con El Afgano; La ternura que desprende la relación de Simon y Arthur; La realidad del "accidente" de la familia de Simon; la denuncia que se oculta tras el misterio de la historia; La conversión de Boris en el jefe de la "mafiya".

Lo peor: Que la acción final resulta un tanto "ficticia"; Que la campaña publicitaria editorial lo venda tramposamente como una historia sobre el desconocimiento de la persona con la que compartirmos cama cuando, en realidad, Simon decide voluntariamente ignorar esa verdad.
Un libro en el que esto es cierto es "Muerte tras las cámaras" pero no "Cicatríz" que es en realidad una historia sobre la venganza, las decisiones equivocadas y el pasado que condiciona nuestro presente.