19 enero 2016

La chica del tren

He comenzado el año leyendo uno de los, no sin razón, mayores éxitos de ventas del 2015: "La chica del tren", un magnífico thriller que mantiene la tensión a lo largo de sus 496 páginas más allá de por el misterio en sí que envuelve desvelar el autor de un asesinato, construyendo los acontecimientos que suceden antes, durante y después del mismo, a través de la conducta de los personajes involucrados en ellos, en este caso tres mujeres. Tres potentes voces femeninas que, pese a sus evidentes diferencias, son más parecidas entre sí de lo que jamás pudieron imaginar.

Por un lado Rachel, una mujer divorciada  que afronta todos los días la farsa de acudir en tren a su trabajo para poder seguir mirando desde las ventanillas del vagón las vidas de aquellos que ahora son vecinos de calle de la casa en que ella vivía.
A sus ojos. sus perfectas vidas se suceden día a día mostrándole lo que ella no tiene.
De otro Anna, una recién casada que ha sido madre recientemente consiguiendo así una vida perfecta que ha enterrado lo que antes era sólo trabajo y aventura.
Por último Megan, una preciosa mujer dispuesta a reconducir su vida junto a su marido tras superar una gran crisis matrimonial.
La vida de todas ellas cambiará el día que Rachel vea desde su asiento en el tren una conducta fuera de lo normal en esas casas que observa, que la llevará a buscar unas respuestas a unas preguntas que jamás debió plantearse.

Con estos ingredientes, Paula Hawkins construye un relato cercano y en ocasiones opresivo donde cobra un extraordinario protagonismo, como crítica subyacente, la percepción de la vida ajena como una perfección inalcanzable para contraponerla a continuación en su más cruda y traumática realidad.
Un auténtico grito contra las apariencias, un descenso a ese sótano oscuro que habita dentro de nuestra mente distorsionando la realidad, un manual para corregir el autoengaño, para sobrevivir a la desconfianza, para identificar los miedos.
Y que mejor manera de poner en funcionamiento toda esta maquinaria que personificándola en la complejidad de la mujer, desde sus errores hasta la expiación de los mismos, salvando los obstáculos con una capacidad de adaptación innata a las circunstancias para, finalmente, mostrarla como víctima de la sociedad y del infranqueable muro culpabilidad que termina condenándola por no saber perdonarse así misma.

Calificación: Sobresaliente.
Para los amantes de la intriga psicológica.

Lo mejor: Rachel  pese al rechazo inicial que pueda provocarnos; la forma que tiene de ir desvelando la verdad en tramas individuales que confluyen en un final conjunto en el que todas encajan a la perfección.

Lo peor: Que alguien reniegue de su lectura por el extraordinario favor que le ha dado la crítica.  

09 enero 2016

Cicatríz

Esta ha sido la lectura con la que cerré 2015. Tardé en acercarme a ella. Suele sucederme cuando hay una ingente cantidad de personas que recomiendan un libro con una contundente campaña publicitaria detrás. A menudo, las expectativas que me formo son tan grandes, que termino desilusionándome. Pero cuando vi el entusiasmo con el que César Pérez Gellida se refería a Juan Gómez-Jurado me decidí a darle una oportunidad.
Es el primer libro que leo del autor y la experiencia no me ha defraudado si bien, en mi modesta opinión, no se trata del mejor thriller que he leído ni mucho menos del libro del año. Eso sí, lo he disfrutado mucho, me he reído con muchos de sus pasajes y me hubiera gustado mucho que el autor hubiese profundizado mucho más en otros.

Cicatríz es la historia de un error, o mejor dicho, cuatro, y sus consecuencias. El relato de un tipo con fobia social llamado Simon, homenajeando a aquel famoso tema de Radio Futura, y que como aquel se siente tonto y lo toman por tal aunque realmente no lo sea en absoluto.
Un hombre grandullón y desgarbado sin mucha suerte en el amor, marcado por una cruel experiencia juvenil que tiene como pilares de su existencia un hermano mayor con deficiencia mental y un único amigo, Tom, que es todo lo contrario a él. En compensación, tiene una mente privilegiada que le ha convertido en un genio informático. Gracias a ello, ha desarollado un programa , LISA, cuya venta a una empresa líder del sector tecnológico, puede cambiarle sustancialmente la vida.
Lo que jamás podría sospechar es que lo que realmente lo haga sea Irina, una preciosa mujer ucraniana que ha conocido por internet y de la que se enamora irremediablemente a pesar de la cicatríz que surca su mejilla bajo el ojo izquierdo. 
Preferir ignorar ahondar en el origen de esa cicatríz, se convertirá en el primero de los mayores errores de su vida.

Bien estructurada y dosificada, arranca la narración de una forma ligera, casi cómica, donde se nos presenta a un protagonista con el que se empatiza muy fácilmente acelerando con contención a medida que se van introduciendo los elementos de la historia hasta que un suceso inesperado, lo transforma todo en un relato más oscuro, con subtramas temporales que le dotan de mayor fortaleza y donde se encuentra sin duda, lo mejor de la historia.
El lector conoce el origen de esa cicatríz de Irina, tan dolorosa como determinante en su conducta, donde se nos muestra una realidad desconocida de muchas mujeres del Este , bien documentada pero sin abrumar con datos innecesarios, lo que aligera el relato aunque le resta credibilidad.
Es su trepidante final donde confluirán todas ellas despejando las incógnitas entre los personajes y revelándonos un aspecto muy importante de la vida de Simon del que el autor nos ha ido dando pistas que alimentasen nuestra curiosidad para saciarla con un determinante final.

Calificación: Notable.
Una buena historia, bien contada, que es más eficaz cuando profundiza en los aspectos dramáticos que cuando se instala en la comodidad de la acción cinematográfica y en el humor negro trillado.

Lo mejor: Irina y toda su historia hasta llegar a Chicago especialmente el tiempo que pasa con El Afgano; La ternura que desprende la relación de Simon y Arthur; La realidad del "accidente" de la familia de Simon; la denuncia que se oculta tras el misterio de la historia; La conversión de Boris en el jefe de la "mafiya".

Lo peor: Que la acción final resulta un tanto "ficticia"; Que la campaña publicitaria editorial lo venda tramposamente como una historia sobre el desconocimiento de la persona con la que compartirmos cama cuando, en realidad, Simon decide voluntariamente ignorar esa verdad.
Un libro en el que esto es cierto es "Muerte tras las cámaras" pero no "Cicatríz" que es en realidad una historia sobre la venganza, las decisiones equivocadas y el pasado que condiciona nuestro presente.

23 diciembre 2015

Muerte tras las cámaras

Siempre resulta una experiencia fascinante sumergirse en el nuevo trabajo de un autor que nos gusta.
En este caso lo hice de la mano de Alicia G. García y su nuevo trabajo editado "Muerte tras las cámaras".
La autora de, entre otras, la maravillosa "Buenos días" , nos trae en esta ocasión una historia con tintes de novela negra.

Una cadena de televisión está emitiendo con gran éxito de audiencia, un programa de telerealidad, "La cárcel", en el que se ha invertido un gran presupuesto tanto personal como económico, donde todo se encuentra controlado al milímetro a fin de garantizar la inversión tanto de anunciantes como productores.
Cuando una de las participantes aparece asesinada, la labor de investigación se encontrará no sólo con las trabas habituales en este tipo de casos sino además con las exigentes condiciones de la cadena. ¿Primará la búsqueda de la verdad o los intereses económicos?.

Con este interesante planteamiento arranca una narración ágil donde, más que la búsqueda del asesino, lo que disecciona la autora es la cuestionable ética de una sociedad vendida completamente a la imagen y el dinero, al todo vale porque todo tiene un precio.
Como contrapunto un equipo de investigación con experiencia, decidido a buscar a los responsables a pesar de todas las limitaciones que encuentran a su paso.
Y dando contenido a todo ello unos personajes librando sus propias batallas personales, enfrentando y afrontando las consecuencias de todas y cada una de sus decisiones.
Especialmente intensa una historia que se intercala hacia la mitad de la narración y que bien podría ser en sí misma, un libro completo aparte, en apenas unas pocas páginas que ocupa, por su extraordinario desarrollo y fuerza dramática. Al principio resulta chocante pues es algo ajeno al resto del conjunto, como una pieza de un puzzle distinto, pero a medida que vamos llegando al desenlace, intuimos su importancia y el demoledor impacto que tendrá sobre algunos personajes.

Calificación: Notable.
Un eficaz ejercicio de denuncia sin renunciar a una trama eficaz y bien construida.

Lo mejor: La vertiginosa velocidad con que nos mete en la historia; la creíble naturalidad con que se consolida la historia personal entre el jefe de la investigación y la ayudante de dirección del programa; la espeluznante historia colombiana que protagoniza Mara.

Lo peor: Que funciona infinitamente mejor como drama que como novela negra propiamente dicha.

17 diciembre 2015

La hija del dragón

Pertenecer a un club de lectura tiene, entre otras ventajas, estar al cabo de todas las novedades literarias y resultados de concursos por más novedosos que estos sean, especialmente cuando la ganadora es una de sus miembros.

Este es el caso de Myrian Millán ganadora del concurso de autores indies 2015 organizado por Amazon con esta novela, "La hija del dragón".

Un feroz thriller dividido en dos tramas paralelas: Por una lado, la investigación de unos asesinatos múltiples de chicas jóvenes apuntan hacia algún tipo de organización sectaria que practica en ellas un ritual con origen en civilizaciones antiguas.
Por otro, la historia de Erzébet Bhatory, más conocida como la condesa sangrienta,  noble húngara del s. XVI,por ser la responsable de la muerte de más de 300 jóvenes de la época, tanto nobles como plebeyas, en cuya sangre se bañaba buscando la inmortalidad.
A medida que avanza la investigación, el responsable de la misma, el doctor Emanuel Mason, encontrará un nexo de unión que une ambas tramas y puede ofrecerle la solución al caso de los rituales.
Sin embargo, no lo tendrá fácil. Una antigua conocida, del único caso sin resolver del investigador, está implicada lo que indica que altas personalidades están envueltas y no dudarán en obstaculizar, por cualquier medio, la labor de búsqueda.

Un encomiable trabajo de documentación apoya la parte histórica de la novela, que avanza a un ritmo trepidante hasta un final tan esperado como temido.
Personajes potentes especialmente el de Natalia y la reconstrucción portentosa de Erzébet y su pupila forzosa Anna.
Un relato duro, plagado de crueles pasajes que aportan una dramática verdad a la narración no apto para cualquier lector porque puede herir la sensibilidad por la minuciosa drescripción del sadismo de los ritos.

Calificación: Notable.
Un ejercicio de historia bien novelado, ágil, inteligente y demoledor.

Lo mejor: Los personajes femeninos, todos y cada uno de ellos; toda la historia ambientada en la vida de Erzébet; la inteligencia que destila; su trabajo de documentación.

Lo peor: el personaje del investigador queda un poco cojo para aquellos que nos acercamos a él por primera vez sin haber leído los antecedentes a esta historia que están en el libro "Décima docta".

19 noviembre 2015

Khimera

De la mano de uno de los autores más sorprendentes que he tenido la suerte de descubrir este año, César Pérez Gellida, me he adentrado nuevamente en la novela de ficción  a través de su último libro "Khimera".

Como siempre que me sucede cuando me acerco a este género, lo hago con la mente abierta, ansiosa por descubrir que visión del mundo me ofrecerá el autor, cuánto de verdad hay bajo la capa vestida de ficción, y, sobre todo, para descubrir qué mensaje, qué advertencia subyace como conclusión. En ese sentido, "Khimera" cumple punto por punto todas y cada una de mis espectativas.

Ambientada en un futuro no muy lejano, año 2054, nos muestra un nuevo orden mundial donde la especie humana ha aprendido a convivir con una nueva división territorial y una estrategia política alejada de lo conocido, tras la casi devastación total del planeta y que a punto ha estado de extinguir nuestra especie, en favor de un mundo  prácticamente controlado por la inteligencia artificial.
La semilla de esta idea sin embargo, no es sino una distorsión del proyecto inicial "Khimera", concebido unas décadas atrás y que tras fracasar quedó en el olvido.
Cuando se descubre que algo sobrevivió a aquel proyecto, comienza la búsqueda para destruirlo por parte de quienes ven peligrar su actual estado de bienestar pero también por aquellos que, contrarios al sistema impuesto, buscan  las respuestas y el apoyo que necesitan para devolver al mundo un futuro más real.

Dividida en cuatro partes, brilla portentoso su preludio, inspirado en un cuento popular ruso, que reviste de mágica y épica aventura el arranque de la historia.
Entrados en su primera parte, resulta un poco apabullante y confuso orientarse dentro de la magnifica composición del tablero del mundo donde acontece la narración. Gellida nos sitúa en la realidad politico geográfica en que suceden los hechos, consecuencia de muchas acciones y conflictos bélicos que tienen su origen en nuestra historia reciente e incluso actual. Si bien necesaria, resulta en ocasiones excesiva al menos para el lector profano.
A mi, concretamente, me ha parecido como si un catedrático de matemáticas me diese una clase magistral sobre la complejidad del número Pí. Me fascina el entusiasmo con el que me lo cuentan, admiro la mente privilegiada del que lo entiende pero yo... me pierdo. Me sobra y basta con saber que Pí es lo mismo que decir 3,1416. Y de eso adolece mucho esta primera parte. Uno necesita ubicarse constantemente cuando podría haberse aligerado un poquito. Es necesario conocer el escenario donde se nos va a presentar la trama pero resulta muchísimo más eficaz cuando, dentro de cada división territorial por fin se nos presentan los personajes que la identifican. A partir de ese momento, uno consigue conectar con la historia y todo se acelera.
En su segunda parte comienza el "Rock & roll". Nos adentramos guiados por cada uno de los personajes encada una de las partes que conforman el conflicto hasta que convergen en el punto común a todas ellas: la búsqueda del bogatyr, la esencia misma que sobrevivió al proyecto "Khimera".
Un ritmo trepidante, una fácil empatización con todos y cada uno de los personajes y ecos del personaje con el que se dio a conocer Gellida en su Trilogía Versos, canciones y trocitos de carne: Augusto Ledesma, en la forma de actuar de uno de los personajes de "Khimera".
La tercera parte es sin duda la que fluye con más agilidad, la que nos acelera el corazón, la que nos angustia. Donde todo cobra una velocidad infernal pre climax.
Su última parte es la de revelación, la de tirar del pespunte para que quede la costura perfecta y primorosa del sastre que la ha tejido con mimo e inteligencia.
Todo encaja a la perfección y sin embargo, nos quedamos con la boca abierta, admirados, porque nada es como creíamos ni todos quien creíamos que eran.
Y eso sólo lo hacen los grandes y César, lo es.

Calificación: Notable.
Para amantes de  la ficción futurista con tintes apocalípticos que deseen asormarse al peor de los futuros posibles.

Lo mejor: Su preludio; la formación de las distintas expediciones y su evolución; la sorprendente revelación de la identidad de Rusalka; la tensión del asedio al último bastión Khimera; el mensaje de esperanza que pese a todo, brilla al final.

Lo peor: Una primera parte densa en información; saber que el traidor de la expedición es uno de los personajes con los que uno simpatiza desde el principio.

03 noviembre 2015

Medio mundo

Regresar a los mundos creados por Joe Abercrombie, siempre es un placer.
En "Medio mundo", continuamos con la trilogía de El mar Quebrado iniciada con "Medio Rey" y editada una vez más por Fantacsy. Una nueva trama temporalmente situada tras los acontecimientos del primer libro, con lo que el reencuentro con anteriores personajes nos revelará algunas sorpresas, especialmente en el caso del padre Yarvi, que envuelven a los nuevos dotándolos de entidad, sentido y fuerza como sólo un gran contador de historias, y Abercrombie lo és, puede hacer.

En esta ocasión, acompañamos a una protagonista femenina, Espina Bathu, una joven gettlandesa con dotes para la lucha, que aspira a convertirse en guerrera pese a las dificultades que entraña aventurarse en un mundo netamente creado por y para los hombres, donde sufre el rechazo y las humillaciones de estos así como de las mujeres, entre ellas su propia madre, por no asumir los roles establecidos socialmente para ella.
Un desgraciado accidente en el cuadrado de entrenamiento frustrará sus sueños y la convertirá en asesina a ojos de todos, siendo condenada a muerte.
Sin embargo, la inesperada intervención del padre Yarvi conmutará la pena capital por una expedición suicida a lo largo de medio mundo en busca de aliados para luchar contra la tiranía del Alto Rey. Un viaje que transformará a Espina y a todos los que se embarcan con ella y establecerá el futuro inmediato de todos los habitantes del mar Quebrado.

Como es habitual en todas sus narraciones, Abercrombie dota a sus personajes femeninos de una extraordinaria fuerza, determinación, inteligencia y capacidad de superación que no es sino una exhortación a la no discriminación por su condición de supuesto sexo débil. Así mismo, enarbola la bandera de la astucia y la estrategia frente a la fuerza, a la que sólo se debe acudir como último recurso.
Aumenta en esta ocasión el tono de la narración, más adulto, pero sin llegar a lo explícito de su extraordinaria trilogía  "La primera ley", no en vano "El mar Quebrado" es una trilogía destinada principalmente al público juvenil, 
Extraordinarias escenas de combate con descripciones muy cinematográficas, un ritmo trepidante y unos personajes bien definidos, con intraconflictos muy bien expuestos y más humor que en su predecesora.
Se va hacer largo esperar a enero, cuando está previsto que se edite en España la última entrega que cierra la historia: "Media Guerra".

Calificación: Sobresaliente.
Estamos antes uno de los grandes baluartes de la narrativa fantástica con capacidad para sorprendernos, maravillarnos y divertirnos a partes iguales por muchos, muchos años.

Lo mejor: Todos y cada uno de sus personajes pero especialmente la fuerza de Espina y Laithlin; Las luchas; las estrategias del padre Yarvi; el épico viaje en busca de aliados contra el Alto Rey.

Lo peor: Como ya ocurriera con el primer libro, se vuelve a utilizar un adjetivo inexistente incluso en su forma femenina que a mi, personalmente, me rechina: astucioso cuando el apropiado seria astuto.

14 octubre 2015

Cosummatum Est: Versos, canciones y trocitos de carne (III)

Si hay algo grato en una buena experiencia gastronómica, a parte de que la comida te la sirven y uno no tiene que cocinarla, para variar, es ir degustando todos y cada uno de los platos, su elaboración, su sabor y dejar sorprenderse al paladar con cada nuevo bocado saciando, ya no sólo el alma, sino el espíritu.
Si además cuando llegan los postres, estos no sólo están a la altura del resto de manjares sino muy por encima, elevando la experiencia al grado máximo, ese deleite se graba a fuego en nuestra memoria como experiencia digna de volver a repetirse.

"Consummatum est" es, sin lugar a dudas, ese postre, ese broche extraordinario de la trilogía del indiscutible heredero del género negro español: César Pérez Gellida.  Como aval y garante, le prologa el más grande en estas lides : Lorenzo Silva. Ahí es nada.

Tras los acontecimientos que cerraron "Dies irae", el libro abre la acción en la lejana Islandia  donde Augusto Ledesma ha acudido para vengarse de la persona que traicionó a Orestes. Inicia así una escalada de crímenes sin tregua por toda la geografía europea donde, la evolución de su conducta sociópata, ya no precisa de una víctima de un determinado extracto social a la altura de su inteligencia sino de cualquiera que pueda satisfacer el placer que le otorga provocar la muerte para inspirar su obra. 
A su búsqueda, se incorpora Ólafur Olafsen, comisario islandés en horas bajas que se toma como algo personal los asesinatos cometidos en su tranquilo país.
Una de las víctimas resulta ser hija de un embajador que ordenará que la investigación sea llevada a cabo por la INTERPOL y dirigida por el jefe de la Unidad de de búsqueda Internacional de Prófugos, Robert J. Michelson, viejo amigo del padre de Erika y que solicitará la intervención de todos los que, hasta ese momento, han trabajado en el caso: Ramiro Sancho, Grazia Galo, Ólafur y Erika en calidad de psicóloga. Juntos, intentarán estrechar el círculo en torno a un asesino que no sólo se ha llevado por delante a personas sino sus vidas personales en su intento por frenarle.
La obra casi está finalizada. ¿Podrá Augusto concluírla y conseguir la inmortalidad que busca? . ¿Podrá Ramiro Sancho cerrar este escabroso capítulo de su vida y conseguir paz?

Rozando casi las 700 páginas, nos embarcamos en el trepidante desenlace de una trilogía que, lejos de perder fuelle, alcanza en esta tercera entrega final su  ritmo más eficaz, aún mayor que en el de sus predecesoras, motivado por sucesos que, sin tregua, se van desencadenando capítulo a capítulo, guardándonos además una sorpresa inesperada en relación con uno de los personajes de la segunda entrega y que tuvo una estrecha relación con Augusto.
Una persecución vigorosa donde los contrincantes miden sus fuerzas como iguales hasta culminar en una de las mejor descritas, literariamente, persecución policial que nos deja angustiados y sin aliento y que sentimos en nuestras carnes como propia.
Y como guinda, el duelo, anhelado, deseado y al mismo tiempo temido que concluye dejándonos el sabor inolvidable de una HISTORIA con mayúsculas.

Calificación: Sobresaliente.
Toda una clase magistral de narrativa policiaca audaz, ágil e inteligente.

Lo mejor: La profundicación en el universo de Augusto Ledesma; el extraordinario desarrollo de los nuevos personajes que encajan a la perfección en el entramado tejido por los que nos han acompañado desde el principio; el seguimiento/persecución de Augusto en Valladolid en una versión perversa del gato y el ratón.

Lo peor: Tal y como el propio autor comenta en su nota final, el desarrollo judicial del caso, tan lejano de la idea de justicia que todos tenemos y tan tristemente real.