18 febrero 2015

Buenos días

Hay historias que cuando uno las lee no puede evitar que el cuerpo, la mente, los sentidos las sienta en la propia carne por la intensidad descarnada que poseen.

Eso sucede desde el momento que uno comienza a leer "Buenos días" de la asturiana Alicia González.
Esta novela, con la que se dio a conocer, gano  el VII Certámen de Narrativa Femenina "Princesa Galiana" lo que posibilitó su edición en papel en la editorial El desván de la memoria.

Es una historia compuesta por los testimonios, a modo de capítulos, de las personas que forman o han formado parte en la vida de la joven Miriam, una muchacha dominicana que se encuentra entre la vida y la muerte en la cama de un hospital.
Para saber cómo ha llegado hasta allí, la autora nos va presentando los distintos testimonios narrados en primera persona, con lo que la sensación de realismo es más profunda si cabe, que componen el mosaico de una vida de sueños rotos, dolor, humillación, traición y mentira donde, sin embargo, queda abierta una puerta a la esperanza, si bien condicionada por la eterna lucha del esfuerzo como medio para hacer realidad los objetivos y construir un futuro diferente al que nos condenan y nos condenamos sin remedio cuando nos fallan las fuerzas.
Una novela marcadamente femenina, no en vano su protagonista es una mujer y los sucesos entorno a ella tienen su origen y final en mujeres, donde la figura masculina es el tren en el que descarrilan los sueños en su afán por convertirse en realidad. 
Un relato actual, conmovedor y honesto donde la culpa y la búsqueda del perdón se buscan sin llegar a encontrarse mas que en tímidas aproximaciones.
Una ventana a una realidad incómoda que sin embargo es más habitual y cotidiana de lo que nos gustaría.

Calificación: Sobresaliente
Para quien necesite evadirse de su sufrimiento compartiendo la dimensión del ajeno para reconocer que, en realidad, somos afortunados.

Lo mejor: Su estructura testimonial y ágil narración; su objetividad  al plasmar cada uno de ellos sin inclinarse ni a favor ni en contra permitiéndonos emitir nuestro propio juicio sobre cada uno de ellos.
El personaje de Mamma si bien el giro inesperado de lo que conocemos de ella en el testimonio de Carlos, nos deja fuera de juego y hace que cambie por completo la percepción que hasta entonces teníamos.

Lo peor: Que no se reconozca de forma generalizada la valía de autores como Alicia González, condenados a habitar en el injusto universo de las redes sociales para publicitar su buen hacer.

09 febrero 2015

En el país de la nube blanca

Hoy os traigo el primer libro de la trilogía neozelandesa con la que se dio a conocer Sarah Lark: "En el país de la nube blanca".
Personalmente es un tipo de literatura que no leo habitualmente aunque cuando me acerco a ella, suele dejarme muy buen sabor de boca. Para mí es de la que toda la vida se ha conocido como novela costumbrista con tintes románticos, a lo Jane Austen, aunque más explícita y con un lenguaje totalmente actualizado. No en vano sus autoras escriben desde la libertad que carecen sus personajes y no tienen sus prejuicios.
A este género se le ha denominado "landscape" y se caracteriza porque sus historias siempre se desarrollan en sitios exóticos y narran aventuras con tintes románticos en no menos de 700 páginas aunque de muy fácil lectura.
Acercarme a esta autora ha sido casi una casualidad que tengo que agradecer al club de lectura  de facebook al que pertenezco y que eligió a esta autora para compartir las experiencias lectoras del mes de enero.
Al ser autora de sagas, lo lógico para acercarme a ella fue hacerlo con su primer libro. Tras su lectura, sólo puedo decir que estoy deseando hacerme con los siguientes.
La historia es sencilla y atrapa por la universalidad de sus personajes y conflictos que se suceden de forma ágil, pese a su extensión, dejando con ganas de más.
Es cierto que la trama es previsible pero es precisamente su honesta exposición de la propuesta encarnada con unos personajes bien definidos la que nos arrastra tras sus huellas para saber más.

Partimos de Inglaterra a mediados del s.XIX junto con las protagnistas, dos mujeres jóvenes y opuestas tanto social como personalmente, a bordo del Dublín hasta llegar a la colonia neozelandesa de Christchurch donde ambas van a encontrarse con los que serán sus maridos y establecerse allí en una nueva tierra de oportunidades.
Lo que encuentran, es diametralmente opuesto a sus expectativas y será su lucha y adaptación a las circunstancias lo que viviremos a lo largo del relato.
Al tratarse de una colonia, existe el conflicto adicional con las tribus autóctonas, en un principio pacífico pero que, con el aumento de colonos, comenzará a convertirse en un problema .
Bien estructurada, directa peca sin embargo hacia su final de una necesidad de resolución equilibrada por lo que algunas tramas se aceleran en exceso y otras se cierran demasiado precipitadamente aunque, en conjunto, esto no desmerece el resultado.

Calificación: Notable.
Para amantes de las historias de toda la vida que invitan a soñar y superar la adversidad.

Lo mejor: La potencia de sus protagonistas femeninas protagonistas; la confontración entre la actitud vital de los colonos y los maoríes, habitantes originarios de las tierras ocupadas; el universo de personajes que habitan entre sus páginas.

Lo peor: El acelerado final de las fuentes de conflicto.