12 diciembre 2007

Como Dios manda

He aquí un libro absolutamente demoledor, mordaz e imprenscindible. Su autor, desconocido aquí en España es Niccoló Ammaniti y la historia que narra es tan desgarradora como la imagen tormentosa de su portada, toda una declaración de intenciones y que mucho tiene que ver con la vida, personajes y sucesos que en ella encontramos.
Ambientada en un pobre suburbio obrero italiano, es la sórdida historia de la lucha por la vida aún y a pesar de las condiciones más desfavorables, de la persecución de sueños rotos por la desgracia, la impotencia y el ansia de sobrevivir haciendo siempre lo que uno cree que es el bien personal, sin tener en cuenta el bien común, con un resultado tan trágico como demoledor.
Sus protagonistas son el retrato de una sociedad decadente, frustrada y feroz, unos perdedores natos que con cada paso que dan se hunden más en su propia tumba. Rino, alcohólico y nazi mantiene a su único hijo Cristiano, en los valores de la educación de la vida de la calle como garantía de supervivencia, un adolescente que navega entre la temerosa obediencia y la reafirmación de sus propios valores con la única compañía de unos amigos de "desgracia", (todos han sido despedidos de la cuadrilla de obra en la que hasta entonces trabajaban) que viven su particular infierno personal: Danilo, un separado a raíz de la trágica muerte de su única hija en un absurdo accidente, lo que le hace refugiarse en la bebida para imaginar un plan que consiga hacer regresar a su mujer y verle como un hombre nuevo del que no tenga que avergonzarse porque le montará el negocio que ella siempre ha soñado: una tienda de lencería; por otro lado está "Cuatro Quesos", un hombre "tocado" desde que fue alcanzado por un rayo que, lejos de convertirle en alguien especial, lo ha transformado en un ser deforme que pese a su docilidad externa, conserva en su interior un terrible odio a todos aquellos que le han hecho sufrir a causa de su aspecto, su parca capacidad de expresarse y sus múltiple tics nerviosos, que ya lo acompañaron desde que nació.
Acuciados por su situación económica y en un intento de cambiar sus vidad, conciben un descabellado plan para atracar el único cajero de la ciudad empotrando para ello un tractor contra el mismo.
Pero la noche que deciden dar el golpe, una terrible tormenta abate la ciudad y alterará no poco sus planes inciales que además, se verán complicados con la aparición de una joven brutalmente asesinada y violada, cambiando para siempre sus vidas, haciéndoles despertar de su letargo de alcohólico para enfrentarse a una existencia en un lugar, que ya no volverá a ser el mismo que conocieron.
Calificación: Sobresaliente
Sólo para los que se atreven a asormarse al lado oscuro de la realidad.
Lo mejor: la tormenta, todos y cada uno de sus personajes, las inevitables referencias a Dios cuando todo se tuerce.
Lo peor: la angustia y desesperanza que transmite, asimilar la brutal muerte y violación de una joven que estaba en el sitio equivocado en el momento equivocado, su terrible verdad.


Escuchando ZUCHERO "Diabolo in me"

05 diciembre 2007

Cántico de sangre

Mucho después de haber terminado la saga, paso a dejaros mi impresión del libro que cierra, hasta el momento, las crónicas vampíricas de mi admirada Anne Rice.
La sensación que he tenido al leerlo ha sido francamente contradictoria. Por una parte, si bien imaginaba que no sería ni mucho menos el libro definitivo, si confiaba en que Rice seguiría la estela revitalizada del anterior libro, "El Santuario" lo que se ha traducido en una enorme decepción, aunque la parte final del relato recupera un poco los ecos que una vez protagonizaron la saga, por lo que tampoco puedo decir que la historia no me haya gustado. Pero sí puedo afirmar, con absoluta rotundidad, que es el libro más flojo de todas las crónicas vampíricas. Aunque hay que comprender la situación personal de la autora en la fecha que escribió el libro: el fallecimiento de Stan Rice, su marido en 2002, por lo que no es de extrañar el abatimiento que predomina en su primera mitad, que si bien está protagonizada por nuestro vampiro favorito, el indómito príncipe consentido de las tinieblas, Lestat, es un absoluto reproche a los lectores que no comprendieron dos de los libros que integran las crónicas: "El ladrón de cuerpos" y "Menoch el Diablo", los más denostados por la mayoría y para los que sin embargo, yo sólo tengo elogios por lo que puedo entender ese desahogo de la autora pero que va en total detrimento del ritmo y entidad de la novela que nos ocupa, la menos elaborada hasta que hacía el final, Rice despierta de su letargo y ofrece algunas bellísimas páginas que como no, nos devuelven al Lestat evolucionado de los últimos libros compartiendo con la fría Rowan Mayfair una relación condenada a la destrucción y el desastre desde el principio.
La acción comienza tras la conversión de Mona Mayfair en vampiro de manos de Lestat por petición del amante de esta, Quin Blackwood, quien aún neofito, se siente incapaz de hacerlo. Esto complicará no poco la relación de ambos jóvenes y complicará más si cabe el futuro incierto de la familia Mayfair. Rowan Mayfair, tía de Mona, será el gran obstáculo insalvable y el objeto de perdición de Lestat, que siente el irracional impulso de convertirse en santo, cansado de su eterna condenación no elegida. Al mismo tiempo, su curiosidad por los Mayfair y el secreto de Taltos sobre el que tanto poder tiene la recién convertida Mona, serán la nueva aventura en la que Rice nos embarca en este título.
Calificación: Bien.
Sólo recomendada para los amantes de las crónicas.
Lo mejor: su abierto final, su interesante estudio existencialista y religioso.
Lo peor: su primera mitad, que decepcionará a los incondicionales; una vez más la odiosa Mona Mayfair.


Escuchando CARLOS NUÑEZ "El pozo de Arán"