26 junio 2008

Amante eterno

Segunda entrega de "La hermandad de la daga negra". Dicen los entendidos de la misma y fieles seguidores de la escritora J.R. Ward, que es el libro más difícil que acometió por su falta de empatía con el protagonista. Pues para mí, aunque sea por llevar, (una vez más), la contraria a la mayoría, este es con diferencia el mejor libro de los tres editados hasta ahora en castellano. Ya no sólo por el protagonista, que a mí me parece el más adorable de los miembros de la hermandad, sino porque los personajes secundarios y las subtramas están muy bien trabajadas y el ritmo es frenético.
En esta ocasión conocemos en profundidad el día a día de Raghe, el hermano más perfecto de la hermandad y que sin embargo, está condenado a sufrir una maldición impuesta por la Virgen Escribana, la deidad de la raza de los vampiros, a raíz de un acto de violencia innecesaria cometido en su juventud y que lo convierte, en los momentos en que se enfurece ya no en un peligro para sus enemigos, sino para todos los que estén a su alrededor, hermanos y seres queridos incluídos, al transformarse en una horrible bestia irracional sedienta de violencia. Sin embargo, cuando conoce a Mary, una joven enferma de cáncer que dedica su inestable tiempo de salud a la atención de una línea telefónica de prevención de suicidios, comenzará a intentar aprender a convivir en paz consigo mismo, aunque no siempre resulte fácil, sobre todo cuando "La Hermandad" es informada por Bella, una vampira vecina de Mary, (obviamente la joven desconoce este aspecto), de que uno de los asiduos "pacientes" puede ser John, un joven que ignora su condición de vampiro en la edad próxima a la transición.
Esta entrega tiene más presencia del mal, con cabezas visibles del mismo que aportan más interés a las tramas. También existen más escenas de luchas y enfrentamiento, incluso entre algunos miembros de la hermandad, y continúa profundizándose en algunos de los personajes del primer libro, en aspectos de la hermandad así como sus costumbres y rituales (extraordinario el uso de un lenguaje propio para denominar algunas palabras, situaciones o miembros de la raza vampírica con su correspondiente glosario al principio del libro) . Por supuesto, se nos avanzan algunas situaciones que protagonizarán el siguiente libro lo que hace que aún llegando al inevitable final, uno desee abrir la primera página del siguiente para continuar con la saga.
Calificación: Notable
Indispensable haberse leído el anterior.
Lo mejor: Sus protagonistas; el paralelismo entre situaciones reales y ficticias; el progreso significativo de todos y cada uno de sus personajes; el punto dramático (no sentimentaloide) hacia su final, aunque la autora termina por no arriesgar, una lástima.
Lo peor: que se acabe.


Escuchando MUSE "Pray for a dying atheist"

25 junio 2008

Amante oscuro

Es increíble la cantidad de sagas vampíricas que existen, la gran mayoría escritas por y para mujeres, como esta que os presento hoy de "La hermandad de la daga negra I: Amante Oscuro" de la estadounidense J.R. Ward.
Sinceramente, no tenía muchas espectativas cuando comencé el libro, también es cierto que había quedado algo saturada con los "cazadores oscuros" de Sherrilyn Kenyon , por lo que sin duda, me sorprendí disfrutando de su lectura más de lo que había imaginado.
No es una historia que enganche desde el principio, porque como buena saga que se precie, tiene en sus primeros capítulos mucho de introducción en el universo que la autora pretende crear, algo que no es malo siempre que no tenga puntos comunes con otras sagas, cosa que a esta le sucede hasta que Ward reconduce la historia y la hace propia, sacando fuera los complejos a odiosas comparaciones y trazando el camino a una nueva visión del siempre atractivo mito del vampiro. Y como en el caso de Kenyon, (Anne Rice son palabras mayores), el/los protagonista/s son super guapos, super aguerridos y con un nivel de testosterona en sangre tan alto, suficiente como para lubricar las fantasias eróticas de la mitad de la población femenina mundial, (las mujeres caen rendidas a sus innegables encantos y practican unas sesiones amatorias dignas del kama-sutra). Afortunadamente, no resulta excesiva en este aspecto, que no es que sea malo, pero inevitablemente condena a la lectura a un público masivamente femenino, por no decir totalmente. Y es una lástima, porque aunque este es el libro más flojo de la saga (de los tres que he leído hasta ahora editados en castellano), tiene otros aspectos narrativos muy interesantes, revisiones del mito, esquemas de conductas y personajes muy bien definidos en una trama que va cogiendo un ritmo bueno, fácil de seguir, aunque sin muchos sobresaltos, hasta el final.
Al contrario de otras sagas, que mantienen una independencia entre unos y otros libros aunque hilen algo de los anteriores recurriendo al cansino recurso de reiterar una y otra vez algunos aspectos, estamos ante libros que requieren de la lectura de los anteriores, ya no tanto por la historia de los protagonistas, que en cada libro se centran en un miembro distinto de la hermandad, sino por las subtramas y por la evolución de los enemigos, de escasa/nula efectividad en esta primera entrega.
En esta ocasión, acompañamos al más veterano de los miembros de la "Hermandad de la Daga Negra" Whrath ante el reto de asumir la autoridad real sobre el resto de hermanos, cuyo propósito es proteger al resto de su especie, vampiros, de sus enemigos declarados, los restrictores, que son humanos sin alma que quieren erradicar a los vampiros de la faz de la tierra para declararse en hegemonía sobre todo ser viviente. Porque en esta ocasión, los vampiros no son enemigos de los humanos. No hay ataques a estos ni la alimentación los requiere, algo distinto hasta lo que ahora nos tenían acostumbrado en este género, pues sólo se alimentan de seres de su especie para mantener la pureza de su raza. Pero sin llegar a ser guardianes exactamente de los humanos.
Pero en su camino, se cruzara una responsabilidad adicional: proteger la vida de Beth, la hija mestiza de uno de los hermanos, muerto durante un atentado ideado por los restrictores.
Beth, mitad humana, mitad vampiro, está próxima a cumplir los veinticinco años, la época de transición que todo vampiro ha de pasar para desarrollar todas sus habilidades. Una metamorfosis de la que ella no es ni remotamente consciente pues desconoce sus orígenes y cree ser una mujer más con un trabajo mediocre, una infancia en orfanatos y familias de acogida y sin suerte alguna en el amor. Hasta que Whrath se cruza en su camino.
Se echa de menos algo más de acción, pero en líneas generales el libro se lee con interés, uno se termina por introducir en la historia y al final, desea saber más sobre estos extraordinarios seres y su mundo. Objetivo cumplido de la autora. Ha nacido una saga.
Calificación: Bien
Para aquellos que echaron de menos algo más adulto en la saga "Crepúsculo" de Stephanie Meyer.
Lo mejor: Las variaciones que se hacen del mito, interesantes, y confiriéndoles un toque más animal que sobrenatural; la construcción de sus personajes; la historia de amor.
Lo peor: Su arranque algo lento; la poca presencia y algo "sosa" de los malos de la historia.



Escuchando ONE REPUBLIC "Apologize"

11 junio 2008

Salem's Lot

En tiempos de escasez creativa, nunca está demás retomar algunos clásicos, especialmente en el género del terror, donde uno de los amos indiscutibles es Stephen King.
Siguiendo la recomendación de una amiga, Baruka, me hice con una edición de esta que fuera la segunda novela del prolífico autor y su consagración como maestro del género, de la que guardaba el recuerdo del visionado de la serie que de ella se hizo allá por los años 80 interpretada por David Soul entre otros y que conseguía ponerle a uno los pelos como escarpias aún más que el "Thriller" de Michael Jackson.
La recuerdo así mismo por ser la primera serie "adulta" que me permitieron ver mis padres y hasta hoy, desconocía que existía una nueva versión, del año 2004, protagonizada por Rob Lowe.
En cualquier caso, este tipo de historias es mejor apreciarlas en su versión original, en este caso la novela y máxime cuando se hace con una edición fantásticamente ilustrada con el aliciente de leer los pasajes que se suprimieron en su edición original más dos relatos relacionados (mejor uno que otro, todo hay que decirlo).
Sea como fuere, es innegable el talento para crear atmósferas inquietantes del autor y si bien la "amenaza" que se cierne sobre el pequeño pueblo de Salem's Lot ha perdido cierto fuelle por su localización temporal y la evolución de este tipo de criaturas en la narrativa actual dejando a los que habitan el universo de King un poquito desfasados, mantiene la capacidad absoluta de angustia máxime porque al contrario de lo que sucede en otro tipo de historias, aquí los protagonistas están abocados a la inevitable extinción sucumbiendo al poder de las tinieblas. Realmente uno lo pasa mal viendo como una a una van cayendo las atalayas de los "salvadores" ante algo inexorable, un mal que no pertenece a la realidad cotidiana y que seduce a todo tipo de personas anulando su conciencia y aniquilando cualquier remordimiento.
Para el que se acerque como yo por primera vez al libro, le invito a acompañar sin prejuicios a su protagonista y conductor de la historia, Ben Mears, quien regresa al pueblo de su infancia para matar viejos fantasmas y emprender como escritor, una historia que exhortice los mismos. Para su asombro, pese a los años transcurridos, el pueblo mantiene la estética de aquellos años de su infancia, con apenas cambios salvo en negocios y algunas actividades que se han desarrollado de acuerdo a la lógica evolución de los tiempos, pero sus habitantes, que ahora le ven como foráneo, son los mismos de entonces que recelan de su regreso y más cuando el mismo coincide con la venta de la casa maldita de los Mansten a dos anticuarios prácticamente desconocidos entre sus vecinos salvo por el que ejecuto la venta, así como la extraña desaparición de un joven de la localidad unida a la traumática e inesperada muerte su hermano en extrañas circunstancias.
No será ni la primera desaparición ni la única muerte y desechadas todas las posibilidades lógicas posibles, atreverse a plantear que todo está relacionado con un ente antinatural, propio del folklore, no será tarea fácil aunque en el interior de cada uno de los habitantes, anide la sospecha de que el mal se está cerniendo sobre el pueblo a pasos agigantados. Sólo cuando el silencio invade día y las luces nocturnas son la única señal de actividad, un pequeño grupo de personas con Ben a la cabeza, intentarán hacer frente a la amenaza.
Calificación: Notable
Un clásico imprescindible para los amantes del género
Lo mejor: su ambientación; Su ritmo; la crítica social que subyace en todo el texto.
Lo peor: que la maldad del ente que se apodera del pueblo ha perdido solided con el paso del tiempo, resultando más aterradora la soledad y la desaparición de la comunidad que habita Salem que el personaje que la origina.



Escuchando AMARAL "Alerta"