19 septiembre 2007

ME ENCANTA

A continuación os dejo un temazo de TRAVIS que me encanta titulado "Closer".
Es de esas canciones que se te fijan en la mente y no se te van y cuando ves las imágenes del video, aún más.
Es divertido, ingenioso y además tiene un cameo del actor Ben Stiller.
Y el cantante... me tiene enamoradita.
¡Que lo disfrutéis!

12 septiembre 2007

La reina oculta

Bajo este subtítulo al título de libro, Jorge Molist se ha alzado como ganador del Premio Alfonso X de Narrativa histórica 2007.
Si bien el relato se engloba dentro de la narrativa histórica, carece de la proliferación documental, rigor y descripciones características del género para dejarse llevar más en aras de un estilo más asequible, comercial, más propio de la narrativa general y cercano a la épica con tintes fantásticos (sobre todo hacia el final de la historia). No por ello, no deja de ser un ágil relato que se lee con entusiasmo aún a pesar de sus 578 páginas sin decaer su ritmo en momento alguno y con algunos giros narrativos sorprendentes, muy efectistas, que desvirtuan las previsiones tópicas, (y típicas) que uno intuye desde sus primeras páginas saliendo airoso del intento y provocando la satisfacción del lector que se acerca a sus páginas.
La historia arranca en 1209 cuando tras el asesinato del legado papal Peyre de Castelnou se tejen las bases de la Cruzada que se emprendió contra los cátaros y que arrasó Occitania. Dentro de este ambiente, una joven Bruna de Beziers, ajena a los acontecimientos que desencadenarán el hundimiento de su mundo, tal cual lo conoce, inica los primeros escarceos del amor cortés, huyendo de la posibilidad de acabar como su madre, malcasada por conveniencia con un hombre al que no quería, mientras estaba enamorada de otro, y lo hace depositando su amor en el trovador Hugo de Mataplana, , que es en realidad un noble aragonés infiltrado cumpliendo una misión, los cuales se verán interrumpidos con la irrupción de los francos que encabezan la cruzada contra los cátaros. Entre ellos está Guillermo de Monfort, un noble francés amoral que aspira a convertirse en obispo con fines políticos favorables a su familia. Su misión es asesinar a la "Dama Ruiseñor", que no es otra que Bruna, y recuperar para el legado papal Aymeric, la carga de la séptima mula, unos legajos, usurpados durante el aseinato de Peyre de Castelnou y más conocidos como la "herencia del diablo". ¿Qué contienen esos documentos?, ¿dónde están? y ¿por qué es preciso asesinar a la "Dama Ruiseñor"? serán los tres enigmas que tendrá que resolver Guillermo si quiere optar al obispado que por méritos no merece.
Con estas premisas, nos introducimos en el camino que recorren estos personajes hasta conseguir sus objetivos, através de un relato ameno, a ratos divertido, lleno de acción e intriga pero que se queda siempre en la superficie de la tragedia, sin ahondar en la misma, en favor de los diálogos de sus personajes. También adolece de escasas descripciones, tan prolíficas en este tipo de narrativa, pero las compensa con situaciones de acción casi cinematográfica, que permiten que nuestra imaginación teja todas y cada una de las situaciones. Quizá su personaje femenino, Bruna, no termina de quedar definido, aunque pueda ser también un modo que el autor busca para que los lectores entendamos su conflicto interior y la dualidad de sus sentimientos y resulta poco interesante, en algunos casos hasta ñoña o pendante y la fuerza del mismo venga más dada por los discursos que en su boca pone el autor, demasiado elaborados quizá, por ser más maduros que el personaje en sí otorgándole cierta inverosimilitud.
Otra pega que le pondría quizá, es su final. No es consecuente con la actitud de uno de los personajes que en ella están involucrados y resulta inverosímil, máxime cuando apenas unas páginas atrás, los hechos y palabras del personaje que lo acompañan, denotaban todo lo contrario y abocaban a otro final, quizá menos agradable, pero a mi modo de ver, más acertado. Pero la sensación es la de que el autor teme arriesgarse con un final impopular y opta, como en el caso de algunos filmes americanos, por uno más aceptable. De hecho, la duda sentimental que la protagonista tiene durante prácticamente toda la novela, es un reflejo de la duda del autor que parece no definirse por una u otra opción para finalizarla, como si estuviera inseguro de la conclusión del libro en favor del protagonista o el antagonista, o quizá sea una licencia literaria para mantener el interés, cosa que consigue sin caer en el tedio. En cualquier caso, yo hubiera optado por la opción contraria a la que el decide finalmente, quizá más previsible, pero también verosímil con lo ocurrido hasta ese momento y si fuera por prolongar la acción, hubiera añadido algo de esa "traición" que se intuye en su caso que también habría dado un jugoso final.
De cualquier modo, es un libro, que sin ser una obra maestra, resulta altamente recomendable, especialmente para los que deseen pasar un buen rato entre intrígas, luchas y sentimientos. Un retrato objetivo de la búsqueda, con los pros y contras de cada pensamiento, donde nadie gana o pierde y donde siempre hay un camino para la rectificación.
Calificación: Notable
Lo mejor: La historia de los primos de Monfort, especialmente Guillermo; las intrigas políticas que rebelan la naturaleza real de la cruzada; algunos giros argumentales que rompen magistralmente cualquier previsión del lector; la exposición casi cinematográfica del relato sin perder su capacidad narrativa; la aterradora recreación de la creación de un nuevo Adán; las luchas con los golem; La venganza de Hugo contra Amaury de Monfort; el personaje femenino de la "Dama Loba" de Cabaret: el personaje femenino de la novela mejor definido, pese a su escasa intervención y no obstante importante; los asedios a Beziers y Carcasona pese su escasa profusión descriptiva; el luto de la ciudad de Cabaret tras la venganza de Hugo; el tinte fantástico que cobra el relato cuando entran en escena los "golem" de las manos del fanatismo de Berenguer, fiel reflejo del desastre que este tipo de actitudes acarrean consigo; la lectura que subyace de fondo en la novela que es una absoluta crítica contra el fanatismo religioso.
Lo peor: Su protagonista, Bruna, porque uno no termina de empatizar con ella pese a que podemos involucrarnos y entender sus sentimientos; Sara, la judía porque su redención, a pesar de ser necesaria para el fin de la trama, no se la merece; la solución del dilema amoroso de la protagonista con la opción menos verosímil; el final, absolutamente mejorable.

Escuchando JUANES "Me enamora"

06 septiembre 2007

FITO FITIPALDIS - Acabo de llegar

Después del mal trago, un poco de buena música para daros de nuevo la bienvenida como Dios manda a mi rincón, y agradeceros que sigáis ahí compartiendo mi mundo y las historias que lo llenan.
Gracias.

Inseguridad



oy me habría encantado comentaros mis últimas lecturas o quizá comentaros que he disfrutado plenamente de las vacaciones sin salir de casa porque he tenido la maravillosa oportunidad de disfrutar de mis hijos. Pero me ha sucedido algo que me ha trastocado y que necesito vomitar en palabras, por lo que he decidido hacerlo aquí, en mi solitario rincón.

A la hora de la comida, me disponía a salir de la oficina hacía un centro comercial que me pilla relativamente cerca del lugar del trabajo. Íba bien de tiempo, contenta, relajada mientras bajaba las escaleras de acceso a la estación de cercanías para tomar el tren que me llevaría y en ese momento salía bastante gente que venía a comer. Lo habitual. De repente en mi campo de visión he visto un chico, de complexión delgada, que venía hacia mí con una sonrisa sucia en la cara e instintivamente me he echado a un lado pero no he podido evitar sentir su puño cerrándose sobre mi estómago hasta hacer que me doblase en dos, mitad de dolor, mitad miedo e incredulidad. Tras esto él ha seguido caminando erguido y se ha dado la vuelta apenas para reirse ante mi miedo. La gente pasaba por mi lado, sin detenerse y mirándome intrigada mientras mi mano continuaba sobre el estómago. He bajado con miedo los ojos temiendo lo peor pero, gracias a Dios, sólo ha sido su sucio puño lo que me ha golpeado. No había sangre. Ese ha sido el mayor miedo que tenía al mirar hacia donde me había golpeado. Alguna persona que conozco que ha recibido una puñalada, me ha dicho que no duele que notas sólo un impacto y después un fuerte escozor pero que no es sino hasta que ves la sangre cuando eres consciente de lo que te ha sucedido. Los ojos se me han llenado de lágrimas mientras continuaba vacilante hacia el vestíbulo de la estación y ya allí dos chicas han sido las únicas que, habiendo visto lo que me había ocurrido, me han preguntado si me encontraba bien y qué había sucedido. Tenía miedo de que aquel desalmado volviera a rematar la faena. Ha salido la taquillera para ofrecerme ayuda, pero la agresión se ha producido en la esquina exterior, justo en el ángulo muerto de visión de la taquilla y no ha presenciado nada. Me pregunta si llama a la policia. Le digo que no, ¿para qué?. En ese momento oigo a una de las chicas que me ha ayudado gritarle al despreciable que me ha agredido y volver a entrar corriendo a la estación. Ese cobarde acaba de arrojarle una piedra y la chica pide a gritos que llamen a la policia. Eran las dos menos cuarto. La gente ha seguido saliendo. Esta vez sin percances, por lo que suponemos el individuo ha desaparecido de la zona. No es del barrio. Me lo confirma una de las chicas y yo lo constato porque tras cuatro años trabajando en la zona, no lo había visto nunca. Pero sé que nunca se me va a olvidar su cara. Ni su sonrisa sádica.

A las dos y cuarto (media hora después), y tras haber puesto sendas reclamaciones exigiendo seguridad, han venido dos vigilantes jurados. La taquillera les informa de lo sucedido, nosotras también se lo contamos. Y entonces la taquillera les dice que cree que es el mismo que la semana pasada, le partió en la cabeza y en la espalda una vara de mimbre a una chica, justo, en el mismo lugar donde me ha dado a mí el puñetazo.

Y por un momento he sentido alivio. Porque hoy sólo haya sido su puño. Pero también indignación, porque a pesar de ello, no han puesto seguridad en la estación, ni a pesar de que amenazó de muerte a la taquillera en aquella ocasión. Y miedo, mucho miedo, porque ahora he comprobado que sin que medie palabra o provocación alguna, cualquiera puede golpearte por el placer de hacerlo y disfrutar del miedo que ese ataque sorpresa se adueña de la víctima.

Como es de suponer, cualquier deseo por desplazarme al centro comercial se había venido abajo. Pero el miedo me impedía también decidirme a salir de nuevo a la calle. Por el mismo sitio por el que él había salido. Los de seguridad nos han acompañado al exterior para verificar que no estaba en los alrededores. Después, he caminado hasta la oficina con temor a encontrarmelo en cualquier rincón.

Perdonadme que llore en este rincón. Pero he de echar fuera el miedo para continuar trabajando. Cuando salga me enfrentaré de nuevo a bajar las escaleras para tomar el tren. Sé que él ya no estará allí. Pero esa inseguridad, el temor sí. Y tendré que hacerles frente.



Escuchando FITO & FITIPALDIS "Medalla de cartón"