27 julio 2006

Memnoch el diablo

Quinto libro de la saga vampírica y sin embargo con un tema totalmente independiente, con una perspectiva casi de ensayo sobre la fe.
De nuevo Lestat vuelve a ser el hilo conductor de una trama inquietante. En esta ocasión, se ve acosado por un ente oscuro, más poderoso, que le hace percibir un miedo que escapa a su control. Este ente no es sino Memnoch, el ángel caído de Dios conocido más por Satanás, quien le ofrece la posibilidad de redimirse en la muerte y convertirse en su lugarteniente en su enfrentamiento al Todopoderoso. Lestat emprende así la experiencia culminante de sus doscientos años de existencia donde conocerá el cielo, verá a Dios y sabrá porque Memnoch se convirtió en el ángel caído, descenderá a los infiernos y conocerá lo que hay más allá de la vida y de la muerte en un auténtico ejercicio de fe.
Rice construye un relato vibrante, produndamente teológico y bien argumentado, recreando el atormentado enfrentamiento entre el bien y el mal e invitándonos a la reflexión.
Calificación: Notable
Para todos los que quieran profundizar en el sentido de la existencia, en sus objetivos, sin cerrarse a convencionalismos.
Lo mejor: el personaje de Memnoch; el destierro del ángel; la angustiosa e inquietante recreación del infierno.
Lo peor: el escatológico modo en que Lestat toma a Dora: innecesario y absolutamente prescindible; que alguien interprete la trama como una blasfemia cuando es sin duda una acertada representación de la duda que nos acosa a todos en algún momento de nuestra vida.


Y para ponerle guinda al tema, os dejo el video de una sensacional canción que dio a conocer al grupo HIM en España y que fue B.S.O. de la inquietante película de ciencia ficción "Nivel 13". Espero que os guste.

Join Me In Death Video

21 julio 2006

Magia cotidiana

Esa es sin duda la magia del auténtico amor. Cuando después de 9 años, la persona con la que compartes tu vida te sigue sorprendiendo casi a diario y en especial hoy, con unas palabras que me han llegado al corazón.
Sumado al hecho de que hoy como con Mi Amiga, todo lo demás puede esperar.
Ahora es tiempo de disfrutar, de amar.
Os dejo una canción que me encanta y os deseo a tod@s un fantástico fin de semana.


funeral of hearts by him

19 julio 2006

El ladrón de cuerpos

Me he propuesto concluir la saga de Anne Rice durante el verano y parece que lo voy a conseguir. Ya he terminado la cuarta entrega "El ladrón de cuerpos" si bien me ha dejado un cierto mal sabor de boca. Claro que después de la trilogría inicial, tan sublime, mantener el ritmo hubiera sido difícil, no obstante, se renuevan contenidos. A diferencia de otros autores, y pese a utilizar el recurrente personaje de Lestat de nuevo, me consta que debe ser su creación favorita, no se queda en lo explorado, se abre a nuevos caminos y eso es estimulante y de agradecer si bien se echa de menos la contundencia de la primera etapa.

En este libro de nuevo de la mano del vampiro Lestat, somos conducidos a la condena de la eterna noche, a su soledad y al astío que ello provoca en el protagonista que está decidido, cual practicante de puenting, a buscar las extremas sensaciones de su vida inmortal jugando con los factores que le pueden provocar la temida y al mismo tiempo, anhelada muerte, en un intento de redimirse del pecado de su existencia. Ni siquiera la posibilidad de intentar seducir hacia el lado oscuro al noble veterano de la Talamasca, David Talbot, serán suficientes para jugarselo al todo o nada hasta que irrumpe en su vida Raglash James, un ladrón que ha llegado al extremo de ocupar el cuerpo de otra persona para perpetuar su existencia vil al margen de la ley. La peligrosa atracción que supone para Lestat la posibilidad de recuperar temporalmente la forma humana y disfrutar de la luz del sol de nuevo tras más de doscientos años de existencia en la oscuridad, determinará definitivamente su vida y la de sus congéneres más próximos hasta límites insospechados.

Tras un inicio tosco, lento y un tanto reiterativo, el relato se hace interesante tras la transformación de Lestat en humano. La descripción extraordinaria de la percepción de la fragilidad humana tanto física como psíquica, nuevamente la búsqueda de la fe,la necesidad de ella y la voluntad y el destino como bazas para llegar a la consecución de respuestas, caracterizan el relato.

A pesar de lo previsible de algunos giros, Rice juega magistralmente con los personajes al desconcierto hasta el punto de ofrecer un final alternativo a la historia, que, tal y como sentencia el protagonista: "puede que hubieras preferido no seguir leyendo".

Calificación: Bien.

Recomendada para los que se acerquen por primera vez a Anne Rice y sus crónicas pero no quieran sentirse obligados a leer todos los libros que componen la historia (10).

Lo mejor: La relación David-Lestat, la experiencia mortal de Lestat, la casi fotográfica narración de Rice.

Lo peor: El primer capítulo; el final alternativoque diluye cualquier posibilidad de redención del protagonista.

P.D. Ayer emitieron en La 2 la película "La reina de los condenados" que sólo conserva de
original de título homónimo de la tercera entrega de las crónicas de Anne Rice el título y los nombres de los personajes porque la historia, un remix al más puro estilo de video musical entre los dos primeros libros, tejiendo una narración de muy libre interpretación, no tiene nada, pero absolutamente nada que ver con el libro. Y si hablamos de los actores, vamos, ya no digo más. ¡Qué desperdicio de actuaciones!. Lo único que merece la pena de los escasos 100 minutos de metraje es la banda sonora que hace que puedas digerir esta fantasia carente del espíritu, la realidad y el mensaje del libro en el que se basa. Con lo buena que era la versión cinematográfica de "Entrevista con el vampiro" (sin llegar a ser como el libro ni de lejos pese a que el guión fue obra de la propia Rice). Claro que el director era Neil Jordan. Ahí es nada.



Queen Of The Damned

17 julio 2006

Interpretando sueños


A fin de hacer más soportable la ausencia de mi costillo en su turno de noche, invité a pasar el fin de semana a casa a Mami y Sister A. Hemos soportado unas temperaturas infernales que sólo hemos aliviado poniéndonos a remojo en la piscina, como si fuéramos garbanzos con lo que el amodorramiento y la galvana se ha hecho enorme añadiendo el cansancio acumulado de toda una semana laboral y la incombustible energía de mis hijos que no han cesado de tocar diana no más tarde de las 7,30 de la mañana aún acostándose pasadas las diez de la noche y con las sucesivos despertares nocturnos para pedir agua.
Quizá por ello, más el calor, más el bullir de pensamientos de esta cabeza que no para, he soñado mucho, de ese modo vívido que se confunde en exceso con la realidad y que te deja al levantarte una sensación de abotargamiento, confusión y perplejidad donde se suceden las imágenes en la mente para que uno intente hacer una futil interpretación de las mismas.
El sábado soñé que moría. Fue desagradable pese a que no me levante con angustia sino aturdida. En mi propio sueño alguién, no recuerdo si yo misma, se reía de que lo hubiera hecho de una forma tan tonta después de haberme pasado media vida temiendo que fuese por un ataque al corazón. Le conte el sueño a mi costillo y a Mami, a modo anecdótico y le quitaron importancia.
El domingo soñé con una casa, que era la de mi tia pero no era como la suya, donde en una de las habitaciones había aparte de un inmenso guardarropa empotrado un armario central cuyas puertas se cerraban, no sin difucultad y al abrirlas, salían todo el desorden que albergaban y al que yo intentaba poner fin introduciendo todo para cerrar de nuevo las puertas. A continuación soñaba con una mujer que íba en un coche o una moto, e íba atropellando todo lo que se interponía en mi camino y, pese a que yo lo reprobaba, justificaba sus acciones porque en las aceras había gente lanzando por los aires otras personas golpeándolas sin reparo contra las aceras. Me levante agotada, perpleja y nuevamente le comenté el sueño a mi marido y a Mami. Mami y Sister A son auténticas expertas en descifrar los sueños. Les apasiona en la misma medida en que les aterra y no pudieron evitar tratar de ofrecerme su punto de vista sobre lo soñado:
  • Soñar con mi muerte: lo asociaron con algún sueño o deseo mio (no supieron decirme si bueno o malo) que había desechado o daba por concluído.
  • Soñar con la casa: me comentaron que cuando uno sueña con una casa, sueña con uno mismo por lo que en este caso debía interpretarlo como que actualmente en mi vida impera un gran desorden que no logro controlar y que en el camino, aparecen muchos obstáculos.

Ciertamente, me parecen explicaciones lógicas. De hecho, habitualmente, sueño con casas, todas enormes, con elementos antigüos pero que pugnan por modernizarse, con gente que asalta esa casa... y me gusta recordar estos sueños para intentar analizarlos o incluso recuperarlos la noche siguiente (cosa que a veces he conseguido).

Pero como tampoco me gusta obsesionarme, prefiero una explicación más lógica. Por lo que creo que todo obedece una recriminación contra mi misma por haber desatendido las labores domésticas durante todo el fin de semana en favor de bañitos en la piscina maldiciéndome luego por tropezarme con todo cuanto había por medio. Y es que el calor, me está afectando.



Escuchando CROWDED HOUSE "Don't dream it's over"

13 julio 2006

¿Rebajas?

Photobucket - Video and Image HostingAlguien decidió un día una forma eficaz de quitarse de enmedio los restos de la ropa de temporada de su reducido almacén o la ocasión de deshacerse de trapitos varios con tara de los que fábrica no se hacía responsable e inventó las rebajas. Este término, ahora tan en voga, no deja de ser lo que vulgarmente se conoce como saldos, que tan populares hicieron los almacenes Arias en sus buenos tiempos, los Sepu e incluso Galerías Preciados antes que San Corte Inglés decidiera pillar cacho sin ofender a nadie llamándole pobretón y convertirse en el pistoletazo oficial de salida temporada tras temporada. Los pequeños comerciantes, no tuvieron más remedio que adaptarse ofreciendo lo mismo pero a precios módicos y apareció el termino liquidación, tan penalizado por ley porque este termino sólo se puede acuñar cuando el establecimiento en cuestión vaya a cesar la actividad y quiera retirar todas las existencias a precio de coste.
Pero me voy por las ramas. Hace varios años que tengo comprobado, aunque no soy la única me consta, que toda esta terminología, algo cierta en sus orígenes hoy no es más que un burdo reclamo de venta al precio de siempre.
Me explico. Tú antes cuando querías comprar ropa de temporada a buen precio, esperabas a las rebajas. Es decir, si el trajecito de moda costaba 100 euros, lo tenías por 50 y te podías reir en la cara del/la que se había gastado el doble por la misma ropa (esto también era extensivo a calzado y complementos). También era la ocasión propicia de hacerte con ropa "de marca" a buen precio porque, la gente bien, estrena diseño cada temporada y lo que se lucia ese invierno ya no valía para el siguiente (algo banal y absurdo digno sólo de poseedores de abundante saldo al estilo de la vicepresidenta del Gobierno, por poner un ejemplo. Porque mira que comprarte ropa para ponertela sólo una vez y luego tirarla... lo considero un auténtico insulto cuando hay gente que no tiene ni para comer). Pero esto duró hasta que se crearon los "Outlets" es decir, esos megacentros comerciales donde las "marcas reconocidas" vendían a precio de fábrica su colecciones de temporadas anteriores (aunque realmente, al comienzo eran mayoritariamente ropas con tara, aunque por ley eso esté prohibido pero es la auténtica realidad). Y claro, pues aquello hacía pupita porque a ver, mucho mercado por conquistar y mucho donde elegir. Así que un día se debieron reunir todos y pensar la mejor manera de repartirse el pastel y decidieron que ni para tí ni para mí: para todos. Y empezaron por equiparar los precios de los Outlets con las tiendas de toda la vida. Con lo que si, te llevas una prenda de marca, pero de otra temporada, cuando en la tienda de tu barrio te llevas lo último aunque sea de nisu. Y luego cumplir la ley haciendo trampa: es decir, si el vestido de moda cuesta 80 euros, cuando lleguen las rebajas ponemos que valía 100, y que rebajado se queda en 80. Cuando las segundas rebajas, pues como lógicamente habrá pasado por miles de cuerpos y manos, pondremos el precio original, 100, el precio rebajado, 80 y el precio final, 75 (cinco eurillos por llevarse lo que nadie quiere). Pero como hay muchas que como yo, tenemos la vista aguda, hay que poner cosas realmente rebajadas que además canten en la publicidad con la que invaden nuestros buzones. ¿Solución?. Poner todo el repertorio de moda en taña muñeca a precio diminuto de manera que algunas mentes al estilo de las hermanastras de la Cenicienta del cuento, harán los mil y un trucos por embutirse de forma imposible para lucir a 40 euros el vestido que para el resto de los mortales vale 80 aunque hagan el ridículo más espantoso y luego acabe la prenda en cuestión arrinconada en un lugar incierto del armario.
Y si hablamos de calzado, esto ya es impúdico. Mismo escaparate, con los zapatos recolocados y resaltando los precios de rebajas y el zapato que te costaba 40 euros, ahora esta en la sección de 30 por el mero hecho de que ahora marca 39,99.
En fin, que como algunos hemos venido haciendo toda la vida: la ropa, para poner en más de una ocasión, prendas de moda una o dos máximo por temporada y cuando queramos renovarnos, mejor cambiarla con amigas/hermanas o demas familia o gastarnos en bisutería y complementos sencillos como cinturones y pañuelos y veréis como le dais a todo lo que teneis una imagen renovada.
El resto es despilfarro. Y toneladas de basura no reciclada sin servicio alguno mientras otras personas no tienen nada.


Escuchando EL HOMBRE GANCHO "Tenerte o no tenerte"

12 julio 2006

Nueve años sin Miguel Ángel

Hoy, más que nunca, estás en nuestra memoria.
Pese a que en Alicante y Oviedo quieran impedir la convocatoria, somos muchos más.
Hasta en la embajada de España en Londres se reunirán. Porque no hay distancias que separen un mismo sentir.

11 julio 2006

¿Rendirse? ¡Jamás!

Mañana, 12 de Julio, coincidiendo con el trágico aniversario del asesinato a sangre fría de Miguel Ángel Blanco, se convocará en 22 ciudades españolas un acto público para la lectura del manifiesto:

10 julio 2006

La reina de los condenados

¿Os imagináis que alguien, ante su falta de argumentos para mantener viva su fe, se autoproclamara en diosa y dispusiese una nueva creación del orden de las cosas partiendo de una nueva inocencia? ¿Que ese alguien fuese además una mujer, cuyo odio exacerbado a los hombres por su continuo maltrato y sometimiento a la mujer la empujase al exterminio de todos los varones a excepción de un determinado número de cada pueblo que vivirían como exclavos de la voluntad de las mujeres de sus aldeas y algunos de ellos ofrecidos en sacrificio al consorte de la Reina?.

Esto es lo que nos plantea Anne Rice en la tercera entrega de sus crónicas vampíricas. Si bien aquí Lestat vuelve a a ser uno de los protagonistas, su papel es fundamentalmente es el del amante de Akasha, la Reina de los condenados y el instrumento de su particular venganza de un mundo en el que no cree y de las tinieblas a las que fue condenada por el espíritu perverso de Mael en venganza al ultraje de las hechiceras Maharet y Mekare.

Es el personaje de Akasha el más abominable del universo de inmortales creado por la autora y entorno a él construye un estremecedor relato cargado de violencia, de lucha contra la ignorancia, del estudio de los dogmas desde la remota antigüedad hasta nuestros días, poblado de personajes con las conciencias más dispares y unidos para el mismo fin: salvar al mundo de sí mismos y del caos y horror en el que se está convirtiendo el mundo bajo el reinado de esta inquietante mujer que no puede huir de si misma y que necesita justificarse constantemente en su amoral propósito frente al único ser que puede entenderla: Lestat quien sin embargo, aún siente respeto por la raza humana e intentará desviarla de su propósito.

Pese a un inicio un tanto excesivo y en un tono discordante frente al resto de libros, recupera a partir del segundo capítulo el estilo característicoy común a todas las crónicas vampíricas, con una narración ágil, cautivadora, sensual y con un constante matiz filosófico que enriquece sobre manera a todos y cada uno de sus personajes, dotándoles de un universo propio para componer luego un conjunto armónico en el que cuida hasta el mínimo detalle.

Calificación: Sobresaliente

Recomendando para amantes de las sensaciones fuertes, para amantes de la filosofía de siempre renovada de personajes siniestros y extraordinarios y absolutamente imprescindible si has leído las dos anteriores entregas y antes de continuar la saga.

Lo mejor: La historia de las gemelas Maharet y Mekare; la osadía de la autora en las comparaciones religiosas del universo inmortal y el católico; la historia de Jesse; la historia de Khayman.

Lo peor: El primer capítulo, con diferencia, especialmente el lenguaje desafortunado (por más que su localización en la juventud actual pueda justificarlo) y la historia de Baby Jenks (con un asesinato atroz digno de página de sucesos) innecesariamente detallado.



Jaguares- Te Lo Pido Por Favor

06 julio 2006

Pereza






i hay uno de los siete pecados capitales que me define, definitivamente es este. Me cuesta mucho ponerme a hacer algo, eso sí, cuando lo empiezo lo termino, que el orgullo es otra de mis características.
Este estado se maniefiesta plenamente llegada esta época: cansancio generalizado, desgana y poca motivación. Para combatirlo, necesito un enorme esfuerzo de voluntad. Sin embargo existe otro tipo de pereza que nace del deseo de no sufrir. La que resulta de las malas experiencias. Cuando uno se entrega por completo y comprueba que no es recíproco, cuando te decepcionan... volver a recuperar las ganas cuesta y esa es la pereza a la que en este caso me refiero.
Hubo un tiempo en que me encantaba conocer gente, salir, divertirme y confiar en otras personas. Compartir en definitiva. Mi casa se convertía en punto de reunión, mi nombre se incluía en todas y cada una de las cosas interesantes que sucedían. Ahora... no. Y lo peor, o no, es que no me importa. No me interesa en absoluto.
Prefiero que sean otros los epicentros y disfrutarlos desde la distancia y acercarme tímidamente, observar, sin decidirme a participar o, en caso de hacerlo, retirarme antes de contraer ningún tipo de dependencia emocional. Pereza. Un pecado que cada día se me hace más difícil enmendar.


Escuchando MELENDI "Con la luna llena"

03 julio 2006

Lestat, el vampiro

Después de casi dieciseis años, cuando leí el primero libro de las "Crónicas vampíricas": Confesiones de un vampiro de la extraordinaria y cautivadora Anne Rice, y tras la lectura de Pandora, he decidio retomar la historia amén de que actualmente han salido nuevos títulos que la complementan.

En este, la autora se centra en el personaje malvado del primer libro, Lestat, un vampiro que teóricamente fue exterminado y que ha resucitado reconvertido en una exitosa estrella del rock. Nos asomamos pues a la biografía de su vida que arranca desde su juventud mortal marcada por la enfermedad de su madre y la imprensión de su padre y hermanos a su afán de saber. Convertido en no muerto, nos conduce através del París del s. XVIII, notoriamente documentado, profundizando en temas como la fe, el amor, el conocimiento y la búsqueda de los orígenes. De este viaje, descubrimos que Lestat no es el malvado que nos ofrecieron en el primer libro sino un atormentado ser humano condenado a una inmortalidad a la que quiere buscar un sentido, una razón de ser.

Magistral composición, extraordinarias descripciones, profundas reflexiones más allá de un universo de fantasía. Es mucho más. Resulta cautivador, ilustrativo y un estudio excepcional de la psique humana.

Calificación: Sobresaliente.

Lo mejor: Su narrativa, audaz y bien estructurada; el protagonista. Su base histórica.

Recomendado para los amantes de la buena literatura.

Lo peor: Algunos fallos de traducción y que su género sea un handicap para una lectura que es todo un ejercicio de buen hacer.