25 febrero 2008

Noche de Gala

Ayer se celebraron los Oscars y como no podía ser de otra manera, gala soporífera al margen, las "celebrities" no defraudaron en su paseíllo por la alfombra roja, ¿o sí?.
Desde luego, lo mejor de todo, fue ese Oscar patrio para Javier Bardem, que sin ser santo de mi devoción, se ganó todos mis respetos por pronunciar su discurso en español.
¡Enhorabuena, Javier!

Y ya que estamos, voy a comentar y puntuar los estilismos que me han llamado más la atención de la gala:
Mi vestido favorito
Este Valentino de Calista Flockhart. Es maravilloso. Sencillo y elegante, con un aire griego dentro de la tendencia actual, resulta de lo más favorecedor. El color, la caída de la tela, el original lazo.
Por otra parte, ese trabajado acabado "natural" del pelo, resulta hermoso y hace que el conjunto sea sencillamente sobresaliente.
Pocas veces he visto a la actriz tan guapa.

La mejor vestida
Sin que sirva de precedente, he de reconocer que este año, Penélope Cruz, a diferencia de la edición anterior, iba simplemente espectacular. Y pese a que muchos han criticado su peinado, a mi me ha parecido de lo más acertado porque resta sobriedad y aporta frescura a este Chanel que, de otro modo, la hubiera avejentado. ¡Chapeau!

La más guapa
Sin lugar a dudas, Katherine Heighl, (la doctora Izzie de "Anatomía de Grey"), sencillamente preciosa al más vivo estilo Marilyn Monroe. Este elegante modelo de Escada en ese rojo tan favorecedor con un hombro al aire, resalta sobre manera el espectacular cuerpo de esta actriz, que tiene una cara lindísima y el peinado, completaba una imagen absolutamente de Oscar.



La mamá mas guapa
No eran pocas las actrices que ayer pasearon sus modelos luciendo una incipiente (o rotunda) barriguilla pre-mamá: (Cate Blanchet, Nicole Kidman, Jessica Alba). Esta última, sacó el mejor partido, bajo mi punto de vista, a su maravilloso estado con un vestido de Marchesa que en combinación con su elaborado peinado, fue un acierto total. Además el color y largo, daban al conjunto mucho equilibrio.


La más fea
Sin lugar a dudas, y con todo el dolor de mi corazón, Siorna Ronan estaba horrorosa. Entre la extrema delgadez, la palidez de su piel y ese recogido lamido, que de frente parece un rapado, sólo le quedaba un vestido que le quedaba corto, en un tono que le sentaba como una patada y con unas sandalias que resaltaban como zancos. Hasta Ellen Page estaba mejor, y ya es decir.


La peor vestida
Seguramente alguien pondría aquí a otra, pero para mí, ir mal vestida no es tanto que vayas inadecuada para el acto como el que acudes, como el que vayas con un aspecto desaliñado como de recién levantada y que se ha echado encima lo primero que pilló por el armario. Ese es el caso de Cameron Díaz, porque sino, nadie se explica que llevara el pelo sin arreglar y ese vestido tan horroroso, palabra de honor para más inri, intentando explotar lo que no existe. Y ya del color, mejor no hablamos.


La más hortera
Sin duda alguna, Diablo Cody dio la campanada. Entre ese pelucón a lo "Virtudes" , el estampado salvaje, los colgajos que llevaba por pendientes y el tatuaje (que en esta foto no se ve pero que es horroroso y encima a color), no podía haber una mejor definición para el mal gusto. Bueno miento, había algunas otras, pero digamos que prefiero pensar que es un fallo mental por la edad, que la falta de clase, que es lo que creo que le pasa a Cody.

La más friky
Tan inesperado fue su oscar, como su indumentaria. Tilda Swinton, ya de por sí con unos rasgos bastante particulares y andróginos, remató la jugada enfundada en algo parecido a una bolsa de basura , saco de felpa o similar, que le otorgaba un aspecto de "Bruja avería" total.
Y de su pelo, mejor no hablamos.




La más inexperta
Digamos que el éxito se la está llevando por delante y la pobre, Ellen Page, no ha tenido aún tiempo de recobrar el conocimiento para plantearse en serio su nominación al oscar eligiendo un atuendo acorde a este privilegio, porque sino, uno no entiende la ausencia total absoluta de glamour y estilo para adentrarse en la alfombra roja de esta guisa.
¡Si hasta cualquier adolescente española va más arreglada en Nochevieja que ella!.
Y como a estas horas no será ya ninguna novedad nada de lo que aquí he señalado, dejo el resto para el despiece de tertulias y revistas del corazón en las que seguro, habrá más chicha que en este post.
Pero era una ocasión especial y he aprovechado para poner un poco en marcha el deporte nacional: la envidia.

Escuchando SISPENCE NONE THE RICHER "Kiss me"

22 febrero 2008

El abrazo de la noche

He aquí el segundo libro de "los cazadores oscuros" de Sherrilyn Kenion.
En esta ocasión, aunque sin olvidar alguna reseña a los protagonistas del libro anterior, nos centramos en Talon, el solitario e independiente cazador oscuro que odia la dependencia emocional, las relaciones estables y capaz de mantener la calma en los momentos más tensos. Sin embargo, como mortal, tuvo una vida difícil y atormentada como guerrero celta al que su propio pueblo le volvió la espalda y le traicionó, sin contar con la maldición que un dios hizó recaer sobre todos aquellos que amara, condenándolos a morir, perdiendo de este modo a su tío, su mujer, su hijo y finalmente su hermana. Con estos antecedentes, no es de extrañar que rehuya confraternizar. Pero se verá obligado a ello cuando los días previos al Mardi Grass, salva de un asalto en un callejón a la joven Sunshine, quedando malherido por lo que la joven lo acoge en su casa, donde inician una relación que creen será de una sóla noche, que dará paso a que la joven se convierta finalmente en su salvadora en todos los sentidos. Lo que menos puede imaginar Talon, es que este encuento no ha sido fortuito y que Sunshine no es sino la reencarnación del alma de su esposa, una segunda oportunidad para reclamar su libertad a Artemisa por su condición inmortal concedida tras vengar los horrores del pasado.
Increíbles dosis de humor, erotismo y por supuesto romance, deliciosos. Acción, una vez más, en la lucha contra los daimons con la omnipresencia del jefe de los cazadores oscuros, Aqueron, quien se verá enfrentado, de forma inexperada, a alguien estrechamente ligado a él por la sangre que quiere reclamar el poder del universo desatando la furia de la Destructora.
Un despliegue de fantasía, seducción, magia y sentimientos que se convierte en un placer página a página, ampliando el universo creado con su anterior episodio y ambientado en la siempre extraordinaria ciudad de Nueva Orleans. Mucho más centrada en las vivencias que en los encuentros sexuales, algo de agradecer, porque la historia gana en intensidad y fuerza narrativa. Lo único en su contra es la costumbre de Kenyon por endulzar y facilitar en exceso, bajo mi gusto, el destino de sus personajes, (villanos incluídos).
Calificación: Notable
Para los que gusten de disfrutar en mundos paralelos donde todo lo imposible puede ser realidad.
Lo mejor: el desarrollo de todos y cada uno de sus personajes; la introducción de nuevos elementos y personajes que perfilan la continuación de la saga; su extraordinario humor, al que es imposible resistirse.
Lo peor: la adicción que provoca la lectura de cada uno de sus libros.

Escuchando VALDERRAMA "Envidia"

21 febrero 2008

La voz de la sangre

Si, lo sé. Últimamente estoy monotemática. Pero imagino que nos sucede a todos que cuando un tema nos apasiona, devora todo lo que sobre él exista, ¿verdad?. En mi caso, es evidente que todo lo relacionado con los inmortales vampiros me seduce totalmente. Y como últimamente Anne Rice se prodiga por otros derroteros, hay que buscar alternativas y este libro es una de ellas. Había leído críticas favorables sobre él, el argumento me gusto y ¡zas! lo compre. Acabo de terminarlo y he de decir que a veces, no sé quién paga a algunos críticos y/o medios por hacer según qué reseñas. Es con diferencia, el peor libro que he leído del género en este tiempo. Bueno miento. Existe otro, "Tierra de vampiros" de John Marks, que es tan infumable y una tomadura de pelo tan grande, que ni siquiera me molesté en terminarlo. Lo abandoné al tercer capítulo y me consta, que no he sido la única.
Pero continuando con la reseña del libro de Jemiah Jefferson, voy a desmontar una por una todas las afirmaciones que sobre él se inscriben en su portada y contraportada aparte de ofreceros mi resumen argumental habitual.
La ¿historia? es la de una universitaria, Ariane que es ¿científica? y una noche es víctima de un vampiro decrépito, Ricari, que se convertirá en una suerte de mentor obligado en el extraño mundo de la noche eterna. Por él, la protagonista abandona todo (futuro, ¿marido? incluído) para después, en un arrebato, caer en el lado oscuro del mundo vampírico de la mano de Daniel, la primera víctima de Ricari quién completará su conversión e introducción en las artes de chupar (en todos los sentidos) sangre.
"La novela de vampiros más original, atrevida y erótica de los últimos años" (Sunday Times)
Pues si por "original" entendemos que los de este libro siguen comiendo, bebiendo, y manteniendo relaciones sexuales aparte de fumar, beber y drogarse, aceptaremos barco. Pero mi concepción de lo "original" es aquello que aporte novedad en el tema y para mí, esto lo consigue Sherrilyn Kenion con su saga de "Los cazadores oscuros" aportando un origen mitológico a estos seres y creando distintas clasificaciones.
¿Atrevida? ¿Erótica? .Veamos, a estas alturas de la película, sexualmente hablando, nadie va a rasgarse las vestiduras. Anne Rice fue la auténtica precursora del sexo vampírico en todas sus versiones, homosexualidad incluida, pero siendo elegante, sin caer en la ordinariez, todo lo contrario que J. Jefferson, que cae en la chabacanería absoluta, y en plena orgía gore más propia de una revista pornográfica que de una narración seria. Claro que a falta de otras cualidades literarias, ¿como vender algo que no guarda la mínima estructura literaria?. Con sexo, evidentemente. Dudo mucho que el responsable de esta reseña del Sunday imes, haya leído la genialidad de Dan Simmons "Los vampiros de la mente". Eso, señor/a mío/a es ser trevido y con mayúsculas y con estilo.
"La voz de la sangre me gustó más que las novelas de Anne Rice... ¡Hizo que Entrevista con el vampiro me pareciera aburrida" (Barnes & Noble)
Pobre hombre/mujer. Permítame decirle que sus, ¿gustos? son algo más que dudosos. ¡Cómo se nota que de Anne Rice Vd. sólo se leyó ese título, (si es que lo hizo), y sólo por justificar el nombrar a esa extraordinaria autora en contraposición de esta... "aprendiz de escritora". El universo Rice es mucho más complejo y está mucho mejor construído que cualquiera de los capítulos de este libro.
"El estilo de Jefferson es hermoso y elocuente. Los lectores se sorprenderán identificandose con los personajes más despreciables y caerán rendidos al final del libro" (Time Out)
Esta ha sido, con diferencia, la más increíble de las reseñas del libro que me ha indignado más. ¿Hermoso convertir un personaje en un "bazoca" de ordinarieces sin sentido, que no se entiende ni así misma, donde un "te quiero" tiene menos valor que un billete del "Monopoly"?.¿Con unas descripciones que tienen el mismo lirismo que sentido musical el sonido de un disparo?.¿Elocuente?, Hombre, si entendemos por este adjetivo la forma de expresarse de Coto Matamoros... Eso sí, al final del libro caí rendida... de asco. ¿En serio alguien puede identificarse con personajes que no evolucionan, cuyo único "leif motive" es escapar de la realidad en mundos degenerados, violentos donde la sangre, el sexo y estar drogado es el mejor de los estados? Yo me identifico en muchos momentos con cualquiera de los personajes de Anne Rice, Ken Follet, Jane Austen, etc, etc, pero ¿con los personajes de "La voz de la sangre"? Con ninguno, pero es que ninguno. ¿Por qué? Porque toda la narración es una total y completa paranoia de la autora, con una mente enfermiza, sin estructura, sin sentido, sin objetivo y que provoca la arcada en más de una, más de dos y más de tres de sus páginas de forma gratuita.
Calificación: Muy deficiente.
Sólo apto para gente que sepa mantener el estómago en su sitio y la mente bien amueblada durante sus (excesivas) trescientas doce páginas.
Lo mejor: Su comienzo.
Lo peor: Todo lo demás. Lo lineal de su extructura, la falta de esquema literario, la falta de objetivos, la falta de motivaciones, la falta de conflictos que favorezcan de forma real la trama, la ausencia de urgencia, la falta de escrúpulos y sensibilidad de la autora, su extremada e innecesaria ordinariez.



Escuchando MUSE "Hysteria"

20 febrero 2008

Placeres de la noche

Aquí inicio la reseña de una saga que ha triunfado en E.E.U.U y que actualmente va por su 10º libro aunque, aquí en España, se ha editado sólo hasta el quinto, (seis si contamos con la precuela "Un amante de ensueño"): los Dark Hunter o Cazadores oscuros.
De la mano de Sherrilyn Kenyon nos sumergimos en una nueva definición del concepto "vampiro", tal y como hasta ahora se nos ha presentado para añadirle algunas peculiaridades, hacer matizaciones y crear una nueva explotación de estos siempre fascinantes seres inmortales que además, en esta ocasión, tienen raíces mitológicas. Todo un acierto que refresca el panorama del héroe/villano atormentado e inmortal con grandes dosis de erotismo propio de las fantasías femeninas.
En este primer libro, conocemos a Kirian de Tracia, que en su vida mortal fue un laureado guerrero griego víctima de la traición de su esposa que lo vendió a su enemigo, el general romano Valerio, que para hacerse con su pueblo lo sometió a terribles humillaciones y torturas para terminar crucificándolo. Ante este trágico destino, muere clamando venganza y su solicitud es atendida por Artemisa quien a cambio de su alma mortal, le concede el don de la inmortalidad para llevarla a cabo pasando al tiempo a convertirse en un cazador oscuro al servicio de la diosa, para salvaguardar la vida de los humanos y apolitas, amenazada por los "daimons" (vampiros), antiguos apólitas (hijos de Apolo, su hermano) que al traicionar a su padre fueron condenados a vivir como animales alimentándose de la sangre de otros y a morir al cumplir 27 años, edad que tenía la amante de Apolo asesinada por sus hijos, destino que sólo pueden eludir alimentándose de las almas humanas que roban al beber su sangre, prolongándo así su existencia mientras esta no muera.
La existencia inmortal y solitaria de Kirian se verá interrumpida cuando una joven algo atolondrada, reavive en él sentimientos desterrados hace siglos, que creyó muertos cuando murió su confianza en los demás y especialmente en el ser amado. Pero se sabe vulnerable a los encantos de la joven, y eso es algo que sus enemigos utilizarán en su contra para desencadenar una venganza pendiente.
El libro rebosa de humor, es divertido, contiene acción y pasajes eróticos de alto voltaje (quizá excesivos) pero que no obstante seduce totalmente al lector sumergiéndole en ese extraño submundo que hace uso de todas las tecnologías modernas al servicio de los dioses del Olimpo.
Personajes muy bien definidos, intensos momentos dramáticos, amor y un lenguaje directo y cercano, suponen una competencia solvente al universo vampírico por antonomasia: el de Anne Rice aunque carece, eso sí, de finales más verosímiles y resoluciones más contundendes a conflictos bastante serios que se plantean en la novela y que se despachan con relativa facilidad, lo que resta un poco de verosimilitud.
Calificación: Bien
Una gozada para disfrutarla de principio a fin, sin poner freno a la imaginación.
Lo mejor: El atormentado pasado del protagonista; los elementos mitológicos que crean una atmósfera sobrenatural y fantástica que enriquece sobremanera la oscuridad y la monotonía del inmortal; su humor; sus continuas referencias a la diosa del género: Anne Rice. Un rotundo homenaje a la mejor escritora gótica de todos los tiempos.
Lo peor: su excesivo erotismo en momentos poco oportunos, en detrimento de una acción más contundente; su flojo desenlace.



Escuchando AMY WINEHOUSE "I am not good"

19 febrero 2008

El niño con el pijama de rayas


Quizá sea un bicho raro, pero no comparto el entusiasmo general de todos aquellos que elogian este libro de John Boyne, convirtiéndolo, mes a mes desde su publicación, en uno de los más vendidos.
Veamos, estoy de acuerdo en que es una historia breve (rayando el relato corto o más bien ejemplificándolo), de lectura fácil, (tanto, que para alguien que sea lector habitual, podrá perfilar incluso intuir su final) y de una forma tan, tan metafórica, que es buena para acercar la historia a un público juvenil, (que no infantil, ojo) pero que resulta absolutamente aséptica para el adulto. Me tengo por una persona sensible, de lágrima fácil, y sin embargo, la lectura de este libro me dejo fría. Revuelve su lectura el trasfondo del tema que toca, lo que implica lo que relata, pero la historia en sí, resulta insulsa, desmotivada, artificial y tremendamente pretenciosa. Tras leerla, no pude evitar recordar "La ladrona de libros", infinitamente superior en todos los sentidos al título que hoy nos ocupa, y que ha pasado más de puntillas por las librerías. Una auténtica lástima. Porque , si que es una historia inolvidable, maravillosmente escrita y con una belleza literaria y una sensibilidad arrebatadora.
Por otra parte, la estrategia de la editorial de no hacer alusión alguna a la historia en la contraportada del libro, para mantener el misterio e incitar a su descubrimiento, me parece más un intento de vender que un elogio a la calidad del contenido.
La historia está protagonizada por Bruno, un niño de nueve años hijo de un militar alemán que cambiará su acomodada residencia en Berlín, por una junto al campo de exterminio de Auschwitz,( donde destinan a su padre para "llevar a cabo su trabajo"), del que sólo les separa una alambrada de espino. Desde la ventana de su habitación, sólo ve "una extraña ciudad" cuyos habitantes sólo visten un extraño pijama a rayas. Su afán de curiosidad, le llevará a buscar si existe algún modo de pasar al otro lado para buscar algún otro niño con el que jugar, como hacía en su otro hogar, y que le preste un pijama igual al que llevan para no sentirse tan diferente. El día que lo hace, establece una rutina de visitas furtivas que acabará en uno de los dos lados. Para saber en cuál, os invito a leer el libro.
Calificación: Insuficiente.
Para los que gusten de relatos breves que no ocupen mucho espacio en la memoria.
Lo mejor: su propuesta.
Lo peor: su desarrollo.


Escuchando AMY WINEHOUSE "Rehad"