20 agosto 2015

Música para feos

Para este atípico verano, o mejor dicho, este verano tan parecido en temperaturas a los de antaño, uno de los libros que he elegido para acompañarme ha sido el último de Lorenzo Silva: "Música para feos".
Alejado de sus escenarios narrativos habituales, o quizá no tanto, Silva compone una historia de amor con una banda sonora propia que le da entidad y apoyo para relatarnos una historia de amor, la de Mónica y Ramón.
Ambos, por distintos motivos, están deshauciados de la suerte amorosa y, por esas cosas del destino, se encontrarán una noche en un local de copas en el que ambos están fuera de lugar.
La historia, corta para lo habitual en el autor, arranca entonces estableciendo tres actos, como una obra de teatro intimista, donde conducidos por Mónica, atravesaremos las distintas etapas de su relación.

De fácil lectura, y con una descripción acertada del personaje femenino, en cuanto a su respuestas y sentimientos, estereotipa sin embargo en exceso a su personaje masculino, que peca de un exceso de "buenismo" consecuencia de una atormentada vida que tiene su origen en la actividad diaria del mismo, donde reconocemos los fantasmas comunes que pueblan las historias de Silva en muchos de sus anteriores relatos. Eso hace que el tándem que ambos forman sea bastante previsible y pierda cierto atractivo a medida que se desarrolla la trama.
Su final, de hecho, resulta un tanto complaciente.
Desde luego, como historia de amor, hay bastante más jugo en cualquiera de los libros de la serie de los personajes estrella del autor los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro que en este expresamente concebido para hablar de las relaciones de pareja.

Calificación: Suficiente.
Para aquellos que gusten de conocer una versión más del amor "verdadero" pero sin ser demasiado exigentes.

Lo mejor: Su primera parte; la selección musical que apoya el desarrollo de la relación; el personaje de Jaime, el mejor amigo del protagonista, mucho más jugoso e interesante que los protagonistas.

Lo peor: Su final; un protagonista masculino demasiado idealizado; un "secreto" personal de este personaje durante su relación con Mónica que lastra muchísimo la fluidez del relato innecesariamente para asimilarse posteriormente con demasiada facilidad por la protagonista; la madre de Ramón; lo poco versosímil del trato hacia Mónica por parte de los compañeros de trabajo de Ramón a tenor de la descripción del personaje a lo largo del relato.

No hay comentarios: