25 mayo 2016

La víspera de casi todo

Adquirí este libro,que me llamó poderosamente la atención por su portada y sugerente título, tras la recomendación de una amiga del club de lectura, Elena, a la que he de agradecer haberme descubierto a este autor, muy laureado en todos y cada uno de sus anteriores trabajos, del que no conocía nada y que, sencillamente, me ha conquistado.
Como me sucediera con Lorenzo Silva, he conectado con la forma magistral de expresarse de Víctor del Árbol, con su sensibilidad carente de sensibilerías, con  su realismo sin artificio, con su forma de estructurar una historia con múltiples protagonistas en distintos momentos temporales sin perderse en adornos innecesarios.
Resulta un narrador extraordinario, cercano, muy interesante,  que  me ha despertado las ganas de leer todos sus trabajos anteriores para valorar su evolución para así conocerlo mejor.

"La víspera de casi todo", premio Nadal 2016, narra en una sucesión de cruces entre pasado y presente la historia de varios personajes que un día, atisbaron el futuro, casi lo acariciaron, pero que naufragan en las aguas del destino ahogados por la culpa, el dolor y las malas decisiones que convirtieron en cenizas sus sueños.
Por una parte Germinal Ibarra, un policia en horas bajas que, huyendo de las consecuencias de su última investigación, pide el traslado a una comisaría de La Coruña en busca del anonimato y motivaciones para vencer su obsesión por suicidarse.
De otra una forastera, Paula, que llega a un recóndito pueblo de la Costa de la Muerte en su constante huida hacia adelante de una vida que no desea, para terminar hospedándose en casa de Dolores, una mujer bohemia y torturada por la desaparición de su hija, quien sólo se relaciona con Mauricio, un viejo argentino que llegó al pueblo para hacerse cargo de su nieto adolescente, Daniel, tras la muerte de los padres y hermano de este.
Ninguno de ellos puede imaginarse cúan unidos están su destinos ni mucho menos de las consecuencias que por ello van a vivir.

Una narración directa, cautivadora, melancólica y sin embargo sugerente, envolvente que se desgrana en continuos flashbaks muy bien llevados.
Unos personajes muy bien definidos, reales  y con una carga psicológica abrumadora.
Una auténtica reflexión sobre la vida, las decisiones, la conducta, el amor, el deseo y la insatisfacción humana que no deja indiferente.

Calificación: Sobresaliente cum laude.
Victor del Árbol construye una historia equilibrada, madura e inolvidable.

Lo mejor: Su localización en esas tierras gallegas con ese mar de fondo que se convierte en un personaje más de la historia; Sus personajes, todos sin excepción, con sus virtudes y numerosos defectos; la carga emocional que transmite y traspasa el papel; su coherencia.

Lo peor: Que no es una historia apropiada si uno se encuentra en horas bajas.

No hay comentarios: