18 febrero 2015

Buenos días

Hay historias que cuando uno las lee no puede evitar que el cuerpo, la mente, los sentidos las sienta en la propia carne por la intensidad descarnada que poseen.

Eso sucede desde el momento que uno comienza a leer "Buenos días" de la asturiana Alicia González.
Esta novela, con la que se dio a conocer, gano  el VII Certámen de Narrativa Femenina "Princesa Galiana" lo que posibilitó su edición en papel en la editorial El desván de la memoria.

Es una historia compuesta por los testimonios, a modo de capítulos, de las personas que forman o han formado parte en la vida de la joven Miriam, una muchacha dominicana que se encuentra entre la vida y la muerte en la cama de un hospital.
Para saber cómo ha llegado hasta allí, la autora nos va presentando los distintos testimonios narrados en primera persona, con lo que la sensación de realismo es más profunda si cabe, que componen el mosaico de una vida de sueños rotos, dolor, humillación, traición y mentira donde, sin embargo, queda abierta una puerta a la esperanza, si bien condicionada por la eterna lucha del esfuerzo como medio para hacer realidad los objetivos y construir un futuro diferente al que nos condenan y nos condenamos sin remedio cuando nos fallan las fuerzas.
Una novela marcadamente femenina, no en vano su protagonista es una mujer y los sucesos entorno a ella tienen su origen y final en mujeres, donde la figura masculina es el tren en el que descarrilan los sueños en su afán por convertirse en realidad. 
Un relato actual, conmovedor y honesto donde la culpa y la búsqueda del perdón se buscan sin llegar a encontrarse mas que en tímidas aproximaciones.
Una ventana a una realidad incómoda que sin embargo es más habitual y cotidiana de lo que nos gustaría.

Calificación: Sobresaliente
Para quien necesite evadirse de su sufrimiento compartiendo la dimensión del ajeno para reconocer que, en realidad, somos afortunados.

Lo mejor: Su estructura testimonial y ágil narración; su objetividad  al plasmar cada uno de ellos sin inclinarse ni a favor ni en contra permitiéndonos emitir nuestro propio juicio sobre cada uno de ellos.
El personaje de Mamma si bien el giro inesperado de lo que conocemos de ella en el testimonio de Carlos, nos deja fuera de juego y hace que cambie por completo la percepción que hasta entonces teníamos.

Lo peor: Que no se reconozca de forma generalizada la valía de autores como Alicia González, condenados a habitar en el injusto universo de las redes sociales para publicitar su buen hacer.

No hay comentarios: