14 octubre 2005

El susto que trajo el caos

Plano general C.C. Madrid Xanadu
(pulsar sobre él para ampliar imagen)

Imaginaros que el día del Pilar, fiesta nacional, os vais a pasar la lluviosa tarde a un megacentro comercial de estos que tanto han proliferado en los últimos años en Madrid y que el que habéis elegido es Madrid Xanadú: Dos plantas con zonas de restaurantes, tiendas y un centro comercial de El Corte Inglés, 15 salas de cine, un pequeño parque de atracciones infantil, un Chikipark (lugar de juego infantil) y un parque de nieve artificial.
Pero además de vosotros hay miles de personas más que han tenido la misma idea (no en vano es el único centro comercial madrileño que abre todos los días del año excepto la zona comercial que cierra los días 1 de mayo, 25 de diciembre, 1 y 6 de enero respectivamente).
Todo el mundo disfrutando, o agobiándose, que de todo hay.
Y de repente... oís por megafonía que os invitan a desalojar de inmediato el centro comercial, sin ninguna explicación.
Esto es lo que paso el miércoles. Afortunadamente ese día nosotros no habíamos ído porque teníamos a los niños malos.
Imaginaros el caos que se montó. La gente que desde el terrible 11M está tan susceptible, empezó a especular con que se trataba de una amenaza de bomba.
Los trabajadores contaban en el trayecto del jueves como salieron dejando todo a la desesperada, que la gente abandonaba las compras (las ya pagadas) tiradas por los suelos, incluso hubo gente que se encontraba en los probadores que salío a medio vestir.
Los periódicos locales recogen que el protocolo de evacuación fue un auténtico caos y los accesos y salidas fueron colapsados. La gente no podía salir de los parkings porque al salir todos a la vez, se creo un taponamiento que duró al menos dos horas (los que vivimos cerca y lo frecuentamos a menudo lo hemos sufrido especialmente en Navidades).
Afortunadamente todo quedó en un susto. Había saltado la alarma en un establecimiento de comida rápida porque habían olvidado conectar el extractor de humos del local y esta salto por amenaza de incendio. Dicha alarma no se registró en el sistema informático general???? porque los encargados no resetearon el sistema.
Y yo me pregunto... ¿y si hubiera sido el peligro real? ¿cuánta gente hubiera salido de allí con vida? ¿dónde estaban los encargados de seguridad? ¿por qué la megafonía no indicó la causa de desalojo provocando una auténtica histeria colectiva fomentada por las suposiciones?.
Miles de familias con niños, miles de trabajadores, personas jovenes, mayores, parejas, minusválidas... acuden diariamente (y más en fines de semana y festivos) a este lugar (la mía incluida). Hubiese sido una auténtica tragedia
Por desgracia, esto no se corregirá hasta que un día una noticia trágica que registre ese suceso se convierta en un titular.
¡Lamentable!

3 comentarios:

leodegundia dijo...

Siempre pasa lo mismo, hasta que no sucede una desgracia no se toman las medidas necesarias.
Hoy pude entrar de la primera, espero seguir teniendo esta suerte.
Un abrazo

keixa dijo...

Joder, que susto :S
He estado ahí una vez, eso es enorme, me imagino el caos que se montó :(

Elen dijo...

Oues menudo susto, cosas así te hacen reflexionar.

Un beso