15 febrero 2007

Miscelanea



ara bien de una mayoría o para mal de algunos otros, sigo con este rincón abierto, aunque lo he dejado algo abandonado.

Varios han sido los motivos que ya, a toro pasado, os merecéis por vuestra innegable paciencia y fidelidad.

TRABAJO.- He estado inusitadamente ocupada. Por algo le llaman trabajo, ¿no?. Pero digamos que como hasta Octubre del año pasado la cosa estaba bastante parada, había perdido la costumbre de trabajar bajo presión y he tenido tiempo escaso para comer y ojear la prensa y poco más. Eso es bueno porque hace mucho más amena la jornada, consolida mi presencia en la empresa y me proporciona una innegable y necesaria estabilidad económica. Por contra, no me permite la conexión habitual a la que me había acostumbrado, lo que redunda en mi escasa proliferación por vuestras bitácoras, la inexistente correspondencia por e-mail (que sin olvidar he relegado) y por supuesto, la no actualización.

SALUD.- Intentaré no echar las campanas al vuelo, pues aún faltan algunas pruebas que confirmen definitivamente que todo está bien. El año, como adelanté, no ha empezado bien. La infección de oído, derivó en una perforación de tímpano que parece que finalmente no fue tal pero lo peor, sin duda, fue descubrirme unas abultaciones en el pecho. Y dolorosas, muy dolorosas. Ante esto muchos me tranquilizaron pues, por lo general, si son dolorosas, no son necesariamente malas (cáncer). No obstante, en enero comencé un periplo de pruebas para descartar cualquier posibilidad, por pequeña que fuera. Analíticas bien, resto de exploraciones ginecológicas bien y en la eco de mama practicada se ve en ambos pechos la presencia de quistes. Pequeño en el izquierdo y mayor (medio cm.) en el derecho de algo que parece ser un quiste con contenido. De esto, tendré resultados definitivos la próxima semana aunque por los resultados hasta hoy, parece que no reviste la gravedad que un principio me ha tenido en jaque junto a familia y amig@s.

NIÑOS.- Mi hijo ha vuelto a pasar por el hospital. Dos crisis de asma (puntual hasta el momento) y un brocoespasmo (en estudio) han sido los responsables. En Marzo, comenzaremos con pruebas alergógenas para descartar factores de riesgo. De momento, hemos tenido que volver a los corticoides y broncodilatadores. La niña en cambio, es más dura que todas las cosas. Pese a estar terriblemente constipada, no ha tenido fiebre ni que pasar por el médico. Pero ya nos demostró la pasta de la que estaba hecha cuando se aferró a la vida durante su gestación pese a todos los problemas que tuve durante el embarazo. Es una luchadora nata. Todo esto se ha traducido en noches en vela, días a los que les faltan horas y la necesidad de volcarme en ellos con toda mi alma. No en vano, pensar en ellos, en su bienestar, evitaba que pensara en el apartado anterior.

Ha habido un montón de cosas más: familia, amigos, pareja... pero creo que con esta pequeña muestra podéis haceros una idea. Por supuesto, ha habido momentos extraordinarios: mi 34 cumpleaños por primera vez ausente de depre, la recuperación de un tocadiscos que me ha permitido escuchar discos que casi había olvidado que tenía y saber que, a mi lado, tengo a la persona más maravillosa que pudiera desear.

No hay comentarios: