27 febrero 2007

La Esperada

Ya comenté que cuando estuve en Toledo por última vez, hicimos un recorrido nocturno por la ruta de los templarios. En el mismo, Mercedes también nos señaló detalles muy interesantes relativos a María Magdalena que pudimos comprobar "in situ" en los pórticos de la catedral de esta ciudad. Por ello, cuando la editorial Umbriel lanzó este libro me interesé de inmediato por su argumento.
No es la primera vez que me acerco, pese a mis sólidas creencias religiosas, a investigar sobre los datos que con el transcurso de los años, van saliendo a la luz relativos a Jesús, su vida, crucifixión así como las personas más próximas y allegadas a él.
En esta ocasión, Kathleen Mcgowan , utiliza una pretendida "ficción" para exponer un trabajo de investigación de veinte años llevado a cabo por la autora, donde poder defender que la historia, no es siempre reflejo la realidad de la que habla, sino con bastante frecuencia, un instrumento político y/o ideológigo que puede ocultar, tergiversar o cambiar los hechos. La protagonista, Maureen, es un escritora inmersa en un viaje de documentación para un libro sobre las mujeres más vilipendiadas de la historia como Lucrecia Borgia, María Antonietta o la propia María Magdalena entre otras. Cuando está recavando información sobre esta última, comienza a tener unas "visiones" relacionadas con la pasión y crucifixión de Cristo que le resultan tremendamente angustiosas y reales y le traslada su inquietud a su primo y sacerdote, Peter. Pero lejos de poder olvidarlo todo, una extraña invitación de un excéntrico millonario francés auspiciada por su mejor amiga, Tammy, la llevará sobre la pista de entender las mismas como un mensaje para dar a conocer el Evangelio oculto de María Magdalena, que se revela como la legítima esposa de Jesús, y madre de sus hijos de los que Maureen, es descendiente.
Muchos buscarán el paralelismo de esta historia con el "Código da Vinci" pero no tienen nada que ver salvo la oportuna reedición de esta historia, por parte de la editorial, siguiendo la estela de éxito de la novela de Dan Brown.
"La Esperada", pese a los ingredientes típicos y tópicos de estas novelas que implican el misterio, la búsqueda, el hallazgo, el peligro, el riesgo, la traición..., tiene unas bases mucho más sólidas, más solventes y de mejor manufactura que "El Código". Es una historia cercana, asequible, sólida y razonada que emana paz, ternura, amor y fe en la verdad. Todo ello es posible, como desvela en su epílogo, a su base real de los hechos, sin ser una realidad científica, eso sí.
Una perspectiva absolutamente diferente sobre hechos ocurridos hace dos mil años y que aún a día de hoy, suponen un tabú para la Iglesia. Es posible que su lectura provoque el rechazo de los sectores más radicales, pues defiende la relación marital de María Magdalena con Jesús, la existencia de su descendencia y va más allá al establecer el porqué su imagen se desvirtúa por la de una ramera pecadora en la historia, en lugar de la de la princesa noble, nazarena y penitente que realmente fue, tras una unión anterior con Juan el Bautista, por intereses religiosos de la época y la duda de la paternidad del hijo que engendró con él.
También conocemos otra dimensión del personaje de Poncio Pilatos y su extraordinaria mujer Claudia Prócula así como la constatación de la "falsa traición de Judas" (hecho que también fue recientemente desvelado en el evangelio de él encontrado y publicado por National Geographic. También extraordinaria la relevancia de otro personaje vilipendiado como el de Salomé.
Por si estos ingredientes fueran pocos, próximamente, el afamado director James Cameron se atreve con un documental para el Discovery Channel titulado "La tumba perdida de Jesús" donde, en primicia, tras el secretismo con el que se ha llevado el proyecto, expondrá los resultados del hallazgo en Jesuralém de un mausoleo con los osarios de, entre otros, Jesús, su madre María, Mateo, María Magdalena y... el hijo de Jesús. El hecho de que en un mausoleo familiar, también descansen los restos de María Magdalena, confirma las hasta ahora sospechas de su unión con Jesús. Arqueológicamente los restos datan de la época, así como las inscripciones en arameo. Por de pronto, uno de los arqueólogos que lleva estudiándo la cueva donde se han hallado los restos, Amos Kloner, justifica los nombres por ser muy comunes de esa época.
La polémica, está servida.
Yo por mi parte, recomiendo el libro a todas aquellas personas que están abiertas a todas las posibilidades, sin dar nada por sentado, y que quieran disfrutar de un historia muy bien escrita, directa y que haga pensar.
Calificación: Notable
Lo mejor: Sin duda alguna, el relato que Peter realiza del Evangelio de María Magdalena, en base al hallazgo de los manuscritos originales. Es increible como las piezas encajan, sin distorsionar de forma natural, solapandose con la historia que hasta ahora conocíamos por la Biblia.
Lo peor: Que pase desapercibida bajo algo tan inconsistente y comercial como "El código da Vinci".
Escuchando MANÁ "Labios compartidos"

1 comentario:

pijomad dijo...

Soy de los que creo que la Iglesia no cuenta la mitad de lo que sabe de María Magdalena....y que ya va siendo hora¡¡