12 abril 2007

¿Y ahora qué?

Imagen: oscuroabismo

En mayo se cumplirá un año de la intervencion de AFINSA y FORUM. Muchos ya se habían olvidado del tema o lo habían desterrado al cajón desastre de noticias excepto los que, como yo, nos hemos visto perjudicados. Hoy de nuevo salta con fuerza a la palestra, para que un montón de desinformados nos pongan de nuevo "el gorro de capirote" por tontos. Pero... ¿realmente somos tan tontos o es que hay mucho listo por ahí?. De ser ciertas estas últimas afirmaciones, el Estado tendrá que dar muchas explicaciones. Porque, sí, todos sabemos que una investigación de irregularidades es, administrativamente hablando, lenta y laboriosa pero durante 25 años que llevaba AFINSA operando en España, avalada por campañas en distintos medios de comunicación, importantes personalidades de la vida social y política del país, y por el mercado extranjero... ¿es que nadie sospechó nada? ¿eran/son todos ellos unos tremendos descerebrados? ¿o es que la gallina de los huevos de oro fue explotada hasta que dejó de poner para todos y entre todos la mataron y ella sóla se murió?.

Lo único que sé, en lo que a mi respecta, es que ahorré con mucho esfuerzo una cantidad de dinero y familiares míos depositaron el dinero de toda una vida de trabajo, o el dinero de su futuro en una entidad avalada por un prestigio entre "expertos" que en ningún momento, (antes de la intervención estamos hablando, que después salieron a patadas), para advertirnos; que la única manera de que sospechásemos que algo íba mal sería en el retraso de los "intereses" que esas cantidades depositadas producían y eso en ningún caso se produjo; Que siempre fuimos libres de cancelar distintos contratos y retomarlos, incluso al cabo de años, sin interminables trámites como los que habitualmente utilizan diversas compañías de telefonía y/o televisión o servicios por lo que AFINSA, como empresa, mereció nuestra confianza. Y ahora, somos los tontos del pueblo por creer que daban "duros a pesetas". Pues no, señores, no eran duros a pesetas. Era algo más de lo que cualquier entidad bancaria ofrecía pero no te hacía millonario. Al menos no a los clientes, porque a los jefes de esta empresa, parece que les cundía mucho más y puede que en esos excesos, y no en otros aspectos o al menos en su totalidad, radique la inexplicable inexistencia de fondos actual para pagarnos.

Hace un año, nos asociamos a una de las muchas plataformas que se ofrecieron a llevar la reclamación. Por representarnos, nos exigieron 45 euros por beneficiario de contrato. Los únicos gastos que ha habido en este período, no han sido para esta plataforma, que simplemente se ha limitado a recibir la información depositada y dos cartas que en total les han supuesto 1,00 euro de gasto. Ahora, nos proponen demandar al Estado para lo que necesitan nuevamente otra aportación de 45 euros por beneficiario de contrato. Y si esto llega a resolverse... ¿imagináis a tenor de la información publicada hoy lo que percibiré? Pues no creo que llegué ni para cubrir los 0,30 cts. que cuesta enviar una carta por correo. Y para poder recibir "ese dinero", habre pagado (al menos hasta ahora) 180,00 euros a una plataforma que lo único que está haciendo es llevarse su parte del pastel. Definitivamente, si, soy tonta... por confiar en la justicia.

Escuchando MIGUEL BOSÉ & RAFA SÁNCHEZ "Manos vacías"

No hay comentarios: