04 junio 2007

Hija de la memoria

Conmovedor relato el que comprone Kim Edwards en las páginas de este libro. Una historia intimista, triste y profundamente psicológica, que nos adentra en los confusos motivos que tejen la voluntad en su constante búsqueda de los ideales, y el sentido de los actos que acometemos y que dejan su impronta en nuestras vidas, marcan nuestra personalidad, nuestras relaciones y el destino.
"Hija de la memoria" es la historia de David Henry y su mujer Norah, un matrimonio feliz, que se ve sorprendido por la prematura llegada de su primer hijo, en la américa de mediados de los años 60, en medio de un fuerte temporal de nieve que obliga a que el parto se desarrolle en el consultorio clínico que él regenta, asistido por su enfermera, Caroline. Pero el alumbramiento resulta ser gemelar, el primero un niño, Paul sano y normal y el segundo una niña, Phoebe, que muestra todos los signos del síndrome de Down. Ante este imprevisto, David Henry opta por comunicar a su mujer la muerte de su hija durante el parto para evitarle el disgusto, e insta a su enfermera Caroline a trasladar a la recién nacida a una institución especializada en este tipo de problemas. Pero Caroline, cree que la niña merece una oportunidad de desarrollar una vida como cualquier otro niño lejos de la fría y deshumanizada institución a la que quiere confinarla su padre y aprovecha la circunstancia del rechazo paterno y el desconocimiento del resultado real del parto de la madre, para adoptarla confiando en que, algún día, su padre cambiará de opinión.
A partir de este momento, las vidas de los tres quedarán marcadas para siempre.
La lectura es dolorosa, y permite la total empatía con los personajes en todas y cada unas de sus motivaciones y circunstancias, difícil tarea, que Edwards acomete con maestría impregnando de autentica poesía todas y cada una de las páginas del relato, que uno no puede evitar que ahonde en nuestro corazón.
Sencillamente indispensable para todos aquellos que gusten de navegar por la complejidad interior del sentimiento humano.
Calificación: Sobresaliente.
Lo mejor: Todos y cada uno de sus personajes, especialmente Caroline, el más generoso en amor, actúa de modo absolutamente desinteresado; lo bien tratado el personaje de Phoebe; la humanidad conferida al personaje de David Henry que hace imposible que se le odie pese a las decisiones que toma.
Lo peor: Que el personaje de Norah, pese a ser víctima de los actos de su marido, es con creces más cruel y egoista y resulta especialmente odioso.


Escuchando THE FRAY "How to save a live"

No hay comentarios: