11 junio 2008

Salem's Lot

En tiempos de escasez creativa, nunca está demás retomar algunos clásicos, especialmente en el género del terror, donde uno de los amos indiscutibles es Stephen King.
Siguiendo la recomendación de una amiga, Baruka, me hice con una edición de esta que fuera la segunda novela del prolífico autor y su consagración como maestro del género, de la que guardaba el recuerdo del visionado de la serie que de ella se hizo allá por los años 80 interpretada por David Soul entre otros y que conseguía ponerle a uno los pelos como escarpias aún más que el "Thriller" de Michael Jackson.
La recuerdo así mismo por ser la primera serie "adulta" que me permitieron ver mis padres y hasta hoy, desconocía que existía una nueva versión, del año 2004, protagonizada por Rob Lowe.
En cualquier caso, este tipo de historias es mejor apreciarlas en su versión original, en este caso la novela y máxime cuando se hace con una edición fantásticamente ilustrada con el aliciente de leer los pasajes que se suprimieron en su edición original más dos relatos relacionados (mejor uno que otro, todo hay que decirlo).
Sea como fuere, es innegable el talento para crear atmósferas inquietantes del autor y si bien la "amenaza" que se cierne sobre el pequeño pueblo de Salem's Lot ha perdido cierto fuelle por su localización temporal y la evolución de este tipo de criaturas en la narrativa actual dejando a los que habitan el universo de King un poquito desfasados, mantiene la capacidad absoluta de angustia máxime porque al contrario de lo que sucede en otro tipo de historias, aquí los protagonistas están abocados a la inevitable extinción sucumbiendo al poder de las tinieblas. Realmente uno lo pasa mal viendo como una a una van cayendo las atalayas de los "salvadores" ante algo inexorable, un mal que no pertenece a la realidad cotidiana y que seduce a todo tipo de personas anulando su conciencia y aniquilando cualquier remordimiento.
Para el que se acerque como yo por primera vez al libro, le invito a acompañar sin prejuicios a su protagonista y conductor de la historia, Ben Mears, quien regresa al pueblo de su infancia para matar viejos fantasmas y emprender como escritor, una historia que exhortice los mismos. Para su asombro, pese a los años transcurridos, el pueblo mantiene la estética de aquellos años de su infancia, con apenas cambios salvo en negocios y algunas actividades que se han desarrollado de acuerdo a la lógica evolución de los tiempos, pero sus habitantes, que ahora le ven como foráneo, son los mismos de entonces que recelan de su regreso y más cuando el mismo coincide con la venta de la casa maldita de los Mansten a dos anticuarios prácticamente desconocidos entre sus vecinos salvo por el que ejecuto la venta, así como la extraña desaparición de un joven de la localidad unida a la traumática e inesperada muerte su hermano en extrañas circunstancias.
No será ni la primera desaparición ni la única muerte y desechadas todas las posibilidades lógicas posibles, atreverse a plantear que todo está relacionado con un ente antinatural, propio del folklore, no será tarea fácil aunque en el interior de cada uno de los habitantes, anide la sospecha de que el mal se está cerniendo sobre el pueblo a pasos agigantados. Sólo cuando el silencio invade día y las luces nocturnas son la única señal de actividad, un pequeño grupo de personas con Ben a la cabeza, intentarán hacer frente a la amenaza.
Calificación: Notable
Un clásico imprescindible para los amantes del género
Lo mejor: su ambientación; Su ritmo; la crítica social que subyace en todo el texto.
Lo peor: que la maldad del ente que se apodera del pueblo ha perdido solided con el paso del tiempo, resultando más aterradora la soledad y la desaparición de la comunidad que habita Salem que el personaje que la origina.



Escuchando AMARAL "Alerta"

No hay comentarios: