20 febrero 2008

Placeres de la noche

Aquí inicio la reseña de una saga que ha triunfado en E.E.U.U y que actualmente va por su 10º libro aunque, aquí en España, se ha editado sólo hasta el quinto, (seis si contamos con la precuela "Un amante de ensueño"): los Dark Hunter o Cazadores oscuros.
De la mano de Sherrilyn Kenyon nos sumergimos en una nueva definición del concepto "vampiro", tal y como hasta ahora se nos ha presentado para añadirle algunas peculiaridades, hacer matizaciones y crear una nueva explotación de estos siempre fascinantes seres inmortales que además, en esta ocasión, tienen raíces mitológicas. Todo un acierto que refresca el panorama del héroe/villano atormentado e inmortal con grandes dosis de erotismo propio de las fantasías femeninas.
En este primer libro, conocemos a Kirian de Tracia, que en su vida mortal fue un laureado guerrero griego víctima de la traición de su esposa que lo vendió a su enemigo, el general romano Valerio, que para hacerse con su pueblo lo sometió a terribles humillaciones y torturas para terminar crucificándolo. Ante este trágico destino, muere clamando venganza y su solicitud es atendida por Artemisa quien a cambio de su alma mortal, le concede el don de la inmortalidad para llevarla a cabo pasando al tiempo a convertirse en un cazador oscuro al servicio de la diosa, para salvaguardar la vida de los humanos y apolitas, amenazada por los "daimons" (vampiros), antiguos apólitas (hijos de Apolo, su hermano) que al traicionar a su padre fueron condenados a vivir como animales alimentándose de la sangre de otros y a morir al cumplir 27 años, edad que tenía la amante de Apolo asesinada por sus hijos, destino que sólo pueden eludir alimentándose de las almas humanas que roban al beber su sangre, prolongándo así su existencia mientras esta no muera.
La existencia inmortal y solitaria de Kirian se verá interrumpida cuando una joven algo atolondrada, reavive en él sentimientos desterrados hace siglos, que creyó muertos cuando murió su confianza en los demás y especialmente en el ser amado. Pero se sabe vulnerable a los encantos de la joven, y eso es algo que sus enemigos utilizarán en su contra para desencadenar una venganza pendiente.
El libro rebosa de humor, es divertido, contiene acción y pasajes eróticos de alto voltaje (quizá excesivos) pero que no obstante seduce totalmente al lector sumergiéndole en ese extraño submundo que hace uso de todas las tecnologías modernas al servicio de los dioses del Olimpo.
Personajes muy bien definidos, intensos momentos dramáticos, amor y un lenguaje directo y cercano, suponen una competencia solvente al universo vampírico por antonomasia: el de Anne Rice aunque carece, eso sí, de finales más verosímiles y resoluciones más contundendes a conflictos bastante serios que se plantean en la novela y que se despachan con relativa facilidad, lo que resta un poco de verosimilitud.
Calificación: Bien
Una gozada para disfrutarla de principio a fin, sin poner freno a la imaginación.
Lo mejor: El atormentado pasado del protagonista; los elementos mitológicos que crean una atmósfera sobrenatural y fantástica que enriquece sobremanera la oscuridad y la monotonía del inmortal; su humor; sus continuas referencias a la diosa del género: Anne Rice. Un rotundo homenaje a la mejor escritora gótica de todos los tiempos.
Lo peor: su excesivo erotismo en momentos poco oportunos, en detrimento de una acción más contundente; su flojo desenlace.



Escuchando AMY WINEHOUSE "I am not good"

No hay comentarios: