01 junio 2006

Juego de niños

Y no es sólo el título del nombre del último título publicado por la uruguaya Carmen Posadas, sino todo un juego mano a mano con el lector de esta singular historia.

Su protagonista, Luisa, es una suerte de escritora de novelas pseudo policíacas de reconocido éxito y madre de una jovencita preadolescente. Entrada en la cincuentena, y preparando los esbozos de lo que será una próxima entrega de su personaje literario, un oscuro hecho de su pasado se entrelazará entre el presente de su hija, la realidad de su pasado y la ficción de la historia que escribe. Salpicada de irónicas críticas sobre los sms que proliferan como comunicación entre los jóvenes, la maternidad tardía y la simpleza masculina, Posadas compone un digno relato de reflejos sobre espejos distorsionados protagonizados por un personaje un tanto estereotipado socialmente y netamente feminista que desemboca en una final inesperado y brillante.

Humor, intriga, ironía y una cierta inquietud nos esperan en esta narración, primera que leo de esta autora y no creo que la última, que para los que dispongan de tiempo se lee en horas. Divertida y sumamente ilustrativa para todo aquel que se embarque en el ejercicio de la escritura.

Calificación: Bien.

Recomendada para mujeres sin complejos y hombres que sepan reírse de sí mismos.

Lo mejor: su crítica subyacente, su final que da un giro inesperado cuando creíamos que todo estaba dicho y que es el auténtico as bajo la manga de la autora a lo largo de la historia, los desternillantes nombres de los personajes de la historia que escribe en la ficción la protagonista del libro.

Lo peor: un cierto "clasismo estereotipado", su feminismo exacerbado, alguna reiteración que aunque pueda parecer justificada resulta innecesaria.



Escuchando DIEGO MARTÍN "El final de cada día".

1 comentario:

Leodegundia dijo...

Tengo que reconocer que no leí nada de Carmen Posadas y me temo que en estos momentos no dispongo de tiempo para ampliar la lista de libros a leer.
Un abrazo y buen fin de semana.