13 mayo 2008

El juego del ángel


¡Enorme! ¡Imprescindible!
Así es el último libro de Carlos Ruíz Zafón: "El juego del ángel".
Se ha superado así mismo, algo bien difícil teniendo en cuenta que su anterior trabajo, "La sombra del viento" arrasó, ya no en ventas, sino en todos y cada uno de los corazones que lo leyeron.
En este nuevo libro, descubrimos al genuino autor, en todo la magnificencia que desplegó con anterioridad, teñida de una oscuridad gótica, cruel y muy bien trabajada.
Una trama maquiavélica, que en ocasiones tiene ecos de la trama de "La mujer del quinto distrito" de Douglas Kennedy aunque el rol aquí, es netamente maculino, plagada de diálogos inteligentes cargados de sarcasmo, ironía y un humor negro absolutamente fabuloso.
El protagonista es Martín, que se mueve en la decadencia de la Barcelona de los años veinte, desempeñando la función de aprendiz en un rotativo, a la espera de la oportunidad que le permita publicar sus propios trabajos y ver su nombre impreso en la portada de un libro.
Huérfano, cuenta con un mentor influyente de una familia de la aristocracia catalana que si bien con un talento mediocre, lo compensa con su don de gentes y un acudalado bolsillo, y será el responsable de poner en bandeja la oportunidad a Martín para comenzar a publicar sus primeros relatos en el diario, unos escritos caracterizados por su ambiente tenebroso e intrigante, contrario a la pluma pundorosa de la época, lo que le otorgará un reconocimiento por parte de sus lectores y su primer contrato con una editorial para la que compone una serie de género negro que le ayuda a salir de su precariedad económica lejos de la limosna de su mentor. Sin embargo, Martín aspira a escribir otro tipo de historia, lejos del exclavo contrato de una editorial que duda de su capacidad literaria.
Mientras se toma una excedencia para elaborar esa historia, recibe la extraña propuesta de un editor francés que le admira, para escribir un texto por encargo recibiendo a cambio una exorbitante suma de dinero. Martín reniega en un principio hasta que en un examen médico le diagnostican una enfermedad letal que hará que todas sus prioridades cambien.
La propuesta extravagante del editor francés, cobra fuerza, sobre todo, cuando la recompensa incluye el tratamiento definitivo de la dolencia y la eterna juventud para disfrutar de la vida.
Un planteamiento, como véis, de lo más apetecible, aderezado con detalles intrigantes, un ritmo frenético y detalles oníricos propios de un mundo de pesadilla. También hay espacio para el amor, la esperanza y como no la lucha moral.
Estamos ante lo que, sin duda, es el mejor libro editado en lo que va de año que supone la madurez de Carlos Ruíz Zafón y su consagración como maestro de la narrativa actual EN MAYÚSCULAS.
Calificación: Sobresaliente cum laudem.
Para los que aman la buena narrativa sin prejuicios.
Lo mejor: Puff... ¿Todo? Los personajes están tan extraordinariamente logrados que uno los vive plenamente aún en las situaciones más rocambolescas. El rol de Isabella es sencillamente, precioso, el punto de dulzura, el contrapunto a una Cristina mezquina y condenada; La familia Sempere y su libreria, así como el cementerio de libros olvidados aportan el toque entrañable y el protagonista (Martín) y el antagonista (el "ángel", Andreas Corelli) simplemente memorables.
Lo peor: Que como toda historia, llega a su final y uno se queda con ganas de más.


Escuchando COLDPLAY "Violet Hill"

No hay comentarios: