04 marzo 2015

PALABRA DE AUTOR: Alicia González

Hace poco os reseñaba "Buenos días", la que fuera primera novela de la asturiana AliciaGonzález.
Aprovechando esta circunstancia, he querido convertirla en la segunda autora, el primero fue Emilio Casado, que comparte espacio en esta buhardilla conmigo gracias a una entrevista virtual que me ha permitido hacerle y que quiero compartir con todos vosotr@s para que la conozcáis un poco más y os animéis a seguir su trayectoria.
Ante todo, Alicia, agradecerte tu colaboración por hacer esta entrevista posible.

MARDOLO: Trabajar con niños en exclusión social, ser madre… ¿En qué momento surge la necesidad de escribir y por qué? ¿Cómo compaginar tantas cosas sin volverte loca en el intento?

ALICIA GONZÁLEZ: No creo hacer nada diferente a la mayoría de las mujeres que conozco,  tan solo intento exprimir el tiempo y llegar a todo, pero la verdad es que cuando algo te gusta, algo te llena, como a mí imaginar y plasmar historias, el tiempo aparece, aunque no siempre todo el que a mí me gustaría.
Jamás soñé con escribir una novela, la palabra escritora estaba reservada para gente a la que admiraba y admiro y referida a mí quedaba muy grande. Pero una situación, un mundo y una serie de vidas y de experiencias se metieron en mi mente y durante años permanecieron allí, hasta que reuní el valor y encontré el momento adecuado para hacerlo. Así surgió “Buenos días” y a partir de ese instante supe que seguiría creando mundos y personajes, porque la sensación cuando  logras que una escena que tan solo se desarrolla en tu mente, aparezca reflejada en palabras y frases, es algo difícil de explicar, pero que quieres repetir. 

M: Tu primera novela, “Buenos días” es tremendamente dura y descarnada, dirigida a un público adulto. Actualmente, sin embargo, triunfas con un libro infantil “Bernarda la dragona y el secreto del bosque”. ¿Obedece ese cambio a una necesidad personal de desconexión o, por el contrario, es una búsqueda de contar nuevas historias con independencia de su público objetivo?

AG: Las historias se meten en mi cabeza, sin que yo decida ni su público, ni su temática, tan solo se me ocurre algo y va cobrando vida en mi mente, y por esos mundos se queda hasta que consigo escribirla, porque en caso de no hacerlo los personajes y las situaciones no me dejan en paz.
Bernarda surgió  al ver la relación que mi hija mayor mantenía con la chica que la cuidaba mientras yo trabaja. El cariño y la complicidad entre las dos fue el detonante de esta aventura.

M: ¿Qué prefieres, el público adulto o el infantil? ¿Por qué?

AG: El público infantil es muy agradecido si algo les gusta, en caso contrario son críticos feroces que no te dan tregua, por eso es una apuesta muy arriesgada. Por suerte Bernarda está gustando y hasta ahora los niños y niñas que se han acercado es para decirme que quieren más aventuras de Bernarda. El público adulto suele ser más políticamente correcto en la mayoría de los casos, pero yo prefiero la sinceridad, es de lo que más se aprende.

M: Has escrito también una novela que tiene como protagonista a una inspectora de policia. ¿Es un homenaje personal a un género que te gusta o explorar otro posible campo de acción literaria asegurándote un mayor número de lectores?

AG: Cuando leo el género que más me atrae es el policíaco, quizás la tendencia es a escribir lo que nos gusta leer. Aunque como te decía antes no voy decidiendo géneros, sino que voy contando lo que me surge, que suele nacer de algo que veo o algo que escucho a mi alrededor.

M: Como una gran mayoría de escritores españoles, has optado por publicar fuera de las vías tradicionales y probar suerte también en Amazon. ¿Están los autores condenados a que esa sea su única forma de dar a conocer su trabajo?

AG: Ahora mismo las editoriales grandes, que poseen los canales de distribución y de promoción, están cerrados a nuevos autores,  apuestan por publicaciones que saben que les van a proporcionar beneficios, hablo de gente famosa o conocida. Y no lo critico, una editorial es un negocio y busca ganar dinero, es muy lícito, me quejo de que parte de esos beneficios no se empleen en la búsqueda de nuevos talentos, que estoy segura que los hay. La opción que nos queda a muchos es probar suerte en el mundo Amazon, aunque con esto también debemos tener cuidado, alguien conocido en amazon y que tenga ventas y descargas debe ser consciente de que se trata de un mundo restringido, que no es la realidad editorial y que muchos lectores siguen buscando sus lecturas en los cauces tradicionales. Aunque sí es un buen escaparate para que alguna editorial se fije en ti.

M: Volviendo a tu primera novela, “Buenos días”, con la que ganaste el VII Certamén de Narración Femenina “Princesa Galiana” consiguiendo con ello la edición en papel de la historia, ¿recomiendas este tipo de experiencias a los autores noveles? ¿La repetirías?

AG: La fama de chanchullos que arrastran muchos certámenes, por desgracia, sacude a todos. En una ocasión un lector ironizó sobre mi premio, bueno más bien sobre la legalidad del mismo y como le dije a él fue la primera vez que participé en un certamen, no conocía a nadie en el jurado y gané. Les gustó la historia y la estructura, no hubo ningún tipo de trampa. Sé que habrá gente que no se lo crea, con el tiempo deja de importante, yo sé la verdad, cómo me sentía cuando me llamaron, la emoción cuando tuve en mis manos el ejemplar de la historia. Lo repetiría sin duda y por supuesto que lo recomiendo, aunque es cierto que es bueno pedir referencias del certamen en el que vamos a participar.

M: Actualmente estás trabajando en tu próximo libro. ¿puedes adelantarnos algo de él?

AG: Regreso a la novela policíaca, es un trabajo más complejo en cuanto a la historia y a los personajes, estoy disfrutando mucho, es un reto, espero conseguir lo que busco.

M: De todo el proceso creativo de un libro, ¿con qué parte te quedas y por qué?

AG: Con el desarrollo de la trama, con los días y noches en los que los personajes viven contigo, con los diálogos que se crean en tu mente mientras cocinas, o vas en coche, con la necesidad de encontrar el momento para ponerte a escribir, y con la sensación  cuando lo que refleja el texto definitivo es justo lo que sucedía en tu cabeza. Sin duda, lo mejor

M: Al ser escritora, ¿eres más exigente con los libros que lees? Me explico. ¿Vas con lupa por el libro y eres capaz de apreciar cualquier pequeño error de edición por mínimo que sea o te dejas llevar por la historia sin más?

AG: Como lectora me comporto igual, o al menos lo creo, ahora que antes de ser escritora. Es cierto que ahora sé el motivo por el que una historia no me engancha,  es decir puedo ponerle nombre a los fallos que percibo en el desarrollo de la trama y antes simplemente no me gustaba. Una cosa que sí ha variado es que antes me gustase o no un libro, si lo empezaba lo terminaba, ahora el tiempo, la falta del mismo manda, y si algo no me gusta, paso.

M: Recomiéndanos tres libros que consideres que nadie debería dejar de leer al menos una vez en su vida.

AG: Lo más maravilloso de un libro es que cada persona que lo lee lo percibe de una forma diferente, incluso si lo descubrimos en una época o en otra de nuestra vida, nos transmitirá sensaciones desiguales. Por eso me parece casi imposible recomendar libros imprescindibles, porque lo serían para mí.
Por ejemplo, yo creo que nadie debería perderse la magia de El Principito, sin embargo seguro que encontraremos a alguien que lo considere un libro meramente infantil.
Imprescindible para mí también son los relatos de Poe, y su forma de crear ambientes.

No hay comentarios: