25 enero 2006

Rutinas (diarias) reconvertidas en mensuales




Lo peor de funcionar a impulsos, es que uno empieza las cosas con muchas ganas, con fuerza y poco a poco se va desinflando hasta que en ocasiones la voluntad, flaquea. Las cosas conviene realizarlas como si de una carrera de fondo se tratase, esto es, dosificando los esfuerzos para llegar al final en óptimas condiciones (lo que no siempre implica quedar en los primeros puestos). Tengo que reconocerlo que yo me propongo hacerlo así, pero nunca lo consigo. A mis 32, (en apenas tres días 33), sigo "dejando para mañana lo que puedo hacer hoy" y claro, así me va. Nunca he sido una fanática de pintarme como una puerta para todo, aunque empecé a coquetear con cremas, y cosméticos varios desde bien pequeñita. Como todas las cosas que se empiezan de forma precóz, cuando ya puedes ejercer su uso en pleno derecho (porque por edad y economía te lo puedes permitir), entonces va una y por llevar la contraría, pasa de todo. Por suerte, tengo un cutis agradecido que a poco que lo mime responde muy bien (amén de malditos granos rebeldes que tienen temporadas revolucionarias y otras de ocultación total). Según todos los decálogos de belleza, los tratamientos faciales de limpieza e hidratación del cútis deben realizarse mañana y noche durante todos los días de la semana y aquí la menda, pues lo hace una semana seguida (que casualmente es la de vacaciones) y luego ya empieza a hacerlo una sola vez al día hasta que, directamente, sólo me lavo la carita con agua y jabón y paso de todos los demás rituales. ¿Cuándo se reajusta la rutina diaria? Puntualmente el 19 de cada mes coincidiendo con la salida de las revistas mensuales de belleza femenina en el kiosko. Una de repente empieza a ver a esas chicas tan estupendas, tan requeteapañaditas y se mira en el espejo y... ¡a la porra la autoconfianza!. ¡Plan de emergencia ya!. Cita con la peluquera primer día disponible; Saqueo a la cuenta para adquirir algo minimamente presentable de ropa que acompañe nuestro cambio de look; Compra compulsiva de productos cosméticos con "fórmulas milagrosas" que prometen reparar cualquier descuido y...¡TACHÁN! : durante una semana, una que se requetecuida el cutis, se pinta el ojillo y se pone monísima para ir al trabajo, vuelve a meter en el bolso el neceser de maquillaje para retocarse durante la jornada y se siente nueva hasta que...

1. Caes en la cuenta que cuando llegues a tu casa tendrás que calzarte tus zapatillitas a menos que quieras escoñarte por las escaleras mientras subes a los niños para darles un baño en el que te duchan literalmente con cada chapoteo que disfrutan.

2. Que cuando has encamado a los niños, tienes que improvisar la cena mientras ves "Cámara Café" hasta que empiece alguna de las series o películas que te gustan si es que aún no has plegado el ojo roncando sobre el sofá y ... ¡sin desmaquillarte!.

3. Que las montañas de ropa para planchar aumentan con cada lavadora que pones para mantener un cambio diario de modelito.

4. Que con las malditas obras de la calle que pateas de ida y vuelta del trabajo en obras no hay zapatos, (por buenos que sean), que no sucumban de tapas, tacón o suelas al trote diario sin que se resienta el bolsillo.

5. Que los resultados de las "cremas milagrosas" no son eternos y no quedarán inmortalizados por ningún fotógrafo que se precie con lo cual la imagen que quedará en las retinas para los restos es esa con el pelo recogido con una maxi pinza y el chandal con el que habitualmente te uniformas los fines de semana para trajinar en casa.

6. Que con dos niños en casa, esas imágenes bellísimas de "casas museo" de las viviendas que aparecen en "El Mueble" sólo la conservarás tras limpiarlas ya que, a los 15 minutos, volverán inexorablemente a su estado anterior de ocupación indiscriminada.

7. Que con lo que las "stars" se gastan en gimnasio tu pagas guardería y cole de los niños.



Escuchando REVOLVER "Mi rendición"

7 comentarios:

Penurias dijo...

Decididamente va a ser que tú y yo tenemos muchas cosas en común! Creo que si nos puede la pereza en lo que al culto al cuerpo se refiere, es porque no es una prioridad para nosotras. Chica, el tiempo es limitado y hay que distribirlo como una buenamente pueda!!!

Cal dijo...

A ver, preciosa, que yo sé que estos jueguecitos te gustan mucho: CUÉNTANOS TUS CINCO MANÍAS. Hale, hale, a darle al coco (ji, ji. Interprétese una risa pícara aquí)

Un beso. Calamity.

Afrodita dijo...

A mí lo de las cremitas y el maquillaje q mal lo llevo!! si es q soy muy vagaaaaa!!! pufff!! jajajaja Y yo no tengo la excusa de los peques!! jejeje
Besotes

Mardolo dijo...

CIUDADANA: Totalmente de acuerdo contigo. ¡Anda que no se pueden hacer cosas en esa media hora que una tarda en maquillarse! ;p
CAL: Gracias por el meme. Ya tengo post para hoy. Me encanta que te hayas pasado por aquí.
Un besazo guapetona.
AFRODITA: Es que da una pereza... Eso sí, otras cosas las cuido no veas de qué manera. Jajajajaja.
Un besazo.

La DiviNa GiLda dijo...

jajajaj este post es genial!! lo que me he reido!! porque el titulo es unaverdad como un puño!!!

leodegundia dijo...

Muy bueno tu post de hoy y muy real. Yo no me pinto nunca porque me molesta muchísimo pensar en que luego me tengo que quitar el maquillaje.
Un abrazo

Mardolo dijo...

GILDA: Muchos creen que este post es gracioso y mira que lo leo y releo, y no me lo parece tanto con relación a otros. ¿Será porque es muy irónico? Ahora es cierto de pe a pa.
Un beso guapa.
LEO: Me sorprende lo que ha gustado este post que salió más bien sin ganas de mis manos (por aquello de teclear). Aunque viendo que muchas de las que respondeis no os maquilláis, es posible que (salvando las distancias) muchas os hayasi sentido identificadas con el mismo.
Un abrazo guapa.