21 septiembre 2006

Mobbing parlamentario y "La ley del silencio"

Imagen: El Mundo

Ayer asistimos a la instauración de "La ley del Silencio": todos los grupos parlamentarios se pusieron de acuerdo para aislar al PP en todas aquellas intervenciones que, usando la tribuna parlamentaria, pusieran en duda las actuaciones de Gobierno, FyCSE o jueces en relación con los atentados del 11-M, alegando que dicho grupo se deja "contaminar" por las "tesis conspiranóicas" que inundan ciertos medios de comunicación. Pero es que nos siguen mintiendo sin pudor.
Y a mi juicio, esto no es sino un acoso y derribo a un grupo político, no mejor que ninguno, pero que hace uso de los derechos y libertades para aclarar sus dudas y las de muchos
a tenor de esa empecinada forma de dejar estar lo que nunca debió estar.
Y viendo lo que hoy publica El Mundo, es justo decir que existen pruebas de que nos están mintiendo y esto no se puede tolerar.
Los españoles tenemos voz y voto que delegamos en aquellas personas que nos representan en las instituciones de Gobierno. Nuestro futuro está en gran medida en sus manos y por ello, cuando existen dudas, nuestra forma democrática de aclararlas es que las mismas se resuelvan por aquellos que por Ley nos representan, la oposición, en este caso el PP. Si alguien se equivoca, en última instancia, es nuestro deber juzgar y legitimar los culpables mendiante el voto. Si intentan acallar nuestras voces, esto no es una democracia, esto sería una dictadura y señores... ¡fue suficiente con la que tuvimos hace 40 años!.
Asuman sus responsabilidades, por las que cobran esos sueldazos que salen a costa de los bolsillos de los españoles.
No nos distraigan vendiéndonos presuntas estafas filatélicas, apocalípticas tormentas tropicales (que se producen 60 veces al año en España y que parece que la de hoy va a ser el principio del fin), dejen de hablar de consolidaciones de procesos de "paz" cuando noy guerra en ningún sitio sino terrorismo, manteniéndose a diario en las calles del pueblo vasco, no vendan un estado de bienes tar cuando permiten campos de concentración infrahumana en las Islas Canarias.
Nos convierten en vícitmas de mobbing, y nos condenan a "La Ley del Silencio". ¿Y nuestro derecho a defendernos? Ni siquiera con nuestros gritos nos dejan hacerlo, o eso pretenden.
MEMORIA, DIGNIDAD, JUSTICIA. ¿Es tanto pedir?



Escuchando ANASTACIA "One day in your life"

1 comentario:

pijomad dijo...

a este paso dimito... que nos quedan de momento otros cuatro añitos.. gritaré como el que más.. pero esto tiene mala pinta.. muy mala pinta...