13 noviembre 2008

Los gritos del pasado

El año pasado llegó a nuestro mercado editorial el primer trabajo de Camilla Läckberg, una auténtica profeta en su tierra escandinava, donde cuenta con varios libros publicados con éxito de crítica y público.
La historia de "La princesa de hielo" se convirtió en todo un fenómeno editorial, con una sorprendente historia que bien podía enmarcarse dentro del género negro actual, y con una psicología de personajes y una trama adictiva, rotunda e innovadora.
Por eso, cuando a principios de este verano salió a la venta su segundo libro aquí en España, "Los gritos del pasado", no tuve mayor reparo en hacerme con él, con el aliciente de que en este nuevo relato, sabríamos la deriva de algunos de los personajes que poblaron su anterior libro.
De nuevo, la población que vio nacer a la autora, es el escenario de otra historia que conmueve los cimientos de la aparentemente tranquila vida de sus habitantes, en una población destino turístico donde se desarrolla otra vuelta de tuerca a su ya inquietante y aterrador primer secreto revelado en "La princesa de hielo". De nuevo una familia arraigada en la región durante generaciones, se verá en el ojo del huracán tras el descubrimiento del cadáver de una joven turista alemana, que aparece junto a los restos de otras dos mujeres desaparecidas en la región veinte años atrás. Lo que inicialmente se presentacomo una desgraciada coincidencia, se convierte en la sospecha de una conexión entre los tres casos y en una carrera contra el tiempo para encontrar al responsable antes de que se vuelva a producir otra muerte.
Si bien la narración mantiene el interés, el ritmo resulta bastante irregular y la historia languidece en lo que fuera su fuerte en el libro anterior, la completa y eficaz tensión de la trama favorecida por la radiografía psicológica de sus personajes.
El desenlace que en "La princesa de hielo" era absolutamente imprevisible, aquí resulta prácticamente "cantado" pese algún intento de giro en la trama que lo dilata pero que no es más que un ardid más propio de una serie televisiva tipo CSI que de la genialidad de la autora.
Así mismo, el personaje de Erika y de su compañero sentimental, el detective Patrick, resultan en algunos momentos aburridos, planos y las extraordinarias segundas tramas como la de la hermana de Erika, Anna, aquí están más de pegote que por necesidad de la historia, interfiriendo y ralentizando la trama principal, que se extiende en más páginas de las que realmente hubiera necesitado.
Lo único que mantiene intacto, siendo de agradecer y echándose de menos una mayor prolongación de los mismos, son los flashbacks de los hechos que acaecieron hace veinte años, donde nos aproximamos a la experiencia trágica y fatal de las desaparecidas, y que amplifican y acusan de modo magistral, al responsable de sus muertes.
Calificación: Bien
Para los amantes del género negro actual. Para todos aquellos que no tuvieron la oportunidad de leer "La princesa de hielo" y descubran así a una autora de grandes recursos por méritos propios.
Lo mejor: Los "flashback"; la denuncia hacia las sectas que subyace en la historia; la parte "pobre" de la familia Hult.
Lo peor: Que pese a todo, no está a la altura con su libro anterior.


Escuchando MUSE "Time is running out"

No hay comentarios: